Vicepresidente de Estados Unidos denuncia al gobierno de Ortega

Vicepresidente Mike Pence. Estados Unidos.

Mike Pence, vicepresidente de EE UU, denunció este miércoles la represión a las protestas en Nicaragua y dijo que el gobierno del presidente Donald Trump se mantendrá firme ante los opresores en ese país, Cuba y en Venezuela, para promover la libertad en el continente.

“En las últimas semanas, el gobierno de Nicaragua ha reprimido brutalmente a su propio pueblo por alzar sus voces en protestas pacíficas”, afirmó durante la jura del cargo del nuevo embajador estadounidense ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Trujillo, celebrada en la Casa Blanca.

“En Venezuela, bajo el mandato del dictador Nicolás Maduro, lo que era una próspera democracia se ha desintegrado hasta convertirse en una dictadura, y lo que una vez fue quizá la nación más próspera de Suramérica se ha convertido en una de las más pobres”, agregó.

“En Cuba, puede que el nombre de los Castro se esté debilitando, pero su legado de tiranía sigue vivo y se aferra a ese país como una nube, oscureciendo el futuro de todos aquellos que llaman hogar a esa isla”, continuó Pence.

El vicepresidente citó esos tres países como aquellos en los que aún queda “trabajo por hacer” para cumplir con el objetivo del Gobierno de Trump de garantizar que este es un continente de libertad.

Exembajador Callahan reaparece criticando al gobierno sandinista

Robert Callahan

“Después de dos semanas de sangrientos enfrentamientos en las calles entre fuerzas contrarias y partidarias de Ortega, los opositores, como señala el meme, no pueden imaginar ninguna solución que incluya su permanencia en el poder, pero la mayoría tampoco puede imaginar un escenario en que Ortega abandone el poder por su propia voluntad”, afirma un reportaje publicado este miércoles por el diario Miami Herald, con la firma del periodista Glenn Garvin, un conocedor profundo de la realidad del país.,

“O se marcha de una manera civil, obedeciendo la ley y deteniendo la brutalidad y la corrupción, o se convierte en la versión nicaragüense de los Ceausescu”, dijo a su vez, el periodista nicaragüense Álvaro Cruz, director del Diario El Mundo, de El Salvador, refiriéndose a la pareja que gobernó Rumania, agrega el artículo.

“Al leer sobre nuestra historia, siempre me he preguntado por qué los dictadores no se van cuando el pueblo deja en claro que deben hacerlo. Eso se debe a que su arrogancia es mayor que su raciocinio. Eso es lo que está sucediendo con Ortega y [su esposa y vicepresidente, Rosario] Murillo. No entienden que esto no va a parar. Sólo va a crecer”, expresó Cruz.

“Son los nietos de las personas que derrocaron a Somoza quienes van a derrocar a Ortega”, dijo el director de periódico Cruz.

“[Ortega] nunca ha tenido apoyo popular”, dijo Robert Callahan, ex embajador estadounidense en Nicaragua (2008 – 2011) dijo que “él es un maestro de la manipulación y entiende muy bien el sistema político de Nicaragua. Eso no es lo mismo que popularidad”.

“Nombrar a Rosario [Murillo] vicepresidenta fue algo esencialmente somocista”, dijo Callahan. “Está creando una dinastía política basada no en un partido o ideología, sino en la familia”.

¿Impunidad para los Ortega Murillo a cambio de renuncia?

“Aún más preocupante para la oposición es la falta de una estrategia para el diálogo, que se espera comience a principios de este mes y no dure más de 30 días.

“Una facción, liderada por algunos de los miembros más acaudalados de la comunidad empresarial, está abogando por algo que se conoce como la Escalera Dorada: Ortega, Murillo y algunos de sus principales cuadros podrían renunciar y vivir en paz con la promesa de que no se investigaría penalmente su conducta o riqueza. (La falta de fiscalización de grandes sumas de ayuda externa enviada al gobierno de Ortega por los gobiernos de Venezuela y Libia ha desencadenado sospechas de robo en mayor cuantía por parte de la oposición).

“Una segunda estrategia es un enfoque más moderado: Ortega deja a Murillo como vicepresidente, luego cambia la ley electoral para dar a la oposición una oportunidad justa en las elecciones municipales del próximo año.

“El problema es que nadie en la oposición puede realmente imaginarse al famosamente obstinado Ortega cediendo cualquiera de estas cosas.

“La ideología de Ortega ahora es ‘poder para el dinero, dinero para poder’, y tampoco va a ceder voluntariamente”, dijo Jarquín, quien conoce bien al presidente. “La única forma en que este diálogo funcionará es si la OEA y otras organizaciones internacionales realmente ejercen presión”.

“Por otro lado, la estrategia de Ortega es obvia: Demorar las cosas, ganar tiempo, ahogar el diálogo en detalles. Ya hay quejas sobre a quién representarán los nueve participantes en el diálogo. El plan de la Iglesia era darle al gobierno tres asientos, tres a la Iglesia misma y tres a la ampliamente definida “sociedad civil”. Fragmento del reportaje del Miami Herald firmado por Glenn Garvin.

Trinchera de la Noticia

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.