Sandinistas armados matan a dos manifestantes en León

Ciudad de León. El exitoso paro de 24 horas de este martes fue abortado a eso de las tres de la tarde cuando una caravana de armados del Frente Sandinista acompañados de miembros de la Policía Nacional salió a las calles disparando contra los manifestantes, asesinados a dos de ellos.

La represión sandinista comenzó en la zona de Fundeci, en la salida de León hacia Managua, aunque los ataques a balazos las barricadas se extendieron a diferentes puntos de la metrópoli.

El resultado de la violenta ofensiva arrojó el crimen de dos jóvenes, Maycol Solis, conocido como el DJ Lobo, un muchacho locutor de radio que se sumó a las manifestaciones en abril pasado. El segundo es otro joven autoconvocado solo conocido con el seudónimo de “06”.

Extraoficialmente se dijo que la suma de asesinados podría ser de cinco, al cierre de este boletín noticioso, porque los heridos fueron llevados a lugares desconocidos debido a que tienen las puertas cerradas en el hospital escuela Oscar Danilo Rosales.

Esta noche se confirmó que el corresponsal del diario La Prensa, Eddy Lopez, está sano y salvo, luego de los rumores de que había sido herido de bala.

La población levantó más barricadas, al final del paro de un día, en las calles de León para impedir que los sandinistas armados, que ejecutaron la represión viajando en camionetas estatales, pudiesen circular por la ciudad.

Caravanas de sandinistas armados atacan 4 ciudades

La Policía Nacional y fuerzas de choque del FSLN atacaron a manifestantes en las ciudades de Jinotepe, Masatepe, Managua y El Crucero, matando e hiriendo a manifestantes en un número no determinado.

El objetivo de los ataques de esta madrugada fue eliminar los tranques a carreteras y barricadas en los barrios, que la población erige para evitar que fuerzas “parapoliciales” sandinistas secuestren y maten a los vecinos, así como para protestar contra Ortega.

En Jinotepe los “autoconvocados” reportaron la muerte de Marcos Gutiérrez, quien recibió un disparo de bala certero en la cabeza.

Gutiérrez fue identificado como trabajador de la alcaldía sandinista que participaba en la represión con las fuerzas de choque oficialistas. Los manifestantes creen que el asesino pudo haberse equivocado, ya que sospechan de un francotirador de la Policía.

La herida de la víctima coincidió con la forma en que ha muerto la mayoría de los manifestantes opositores: tiros certeros en la cabeza, cuello o torso, con armas de alto calibre, en este caso, un fusil Galil, según los “autoconvocados”.

Tanto el cardenal Leopoldo Brenes, como el obispo auxiliar de la arquidiócesis de Managua, Silvio Báez, mostraron su rechazo a los ataques, que incluyeron amenazas a un templo católico en la ciudad de Masatepe que sonó las campanas -como lo han hecho en otras ocasiones- cuando hay peligro de ataque para que la gente busque refugio.

Los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, CEN, rechazaron que las fuerzas armadas del partido sandinista impidieran el acceso de los heridos al Hospital de Jinotepe, mientras la ciudad era atacada “por policías antimotines y grupos paramilitares”.

 

Trinchera de la Noticia

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.