Ruben Dario precursor del cosmopolitismo (Primera parte)

Lic. José Antonio Luna

Lic. José Antonio Luna

Por José Antonio Luna

[email protected]

A: La juventud nicaragüense, divino tesoro

 Que en esta lengua madre tu clara historia quede.

Corazones de todas las Españas, llorad.

Rubén Darío ha muerto en Castilla de Oro

esta nueva nos vino atravesando el mar.

Antonio Machado

A la  muerte de Rubén Darío

El cosmopolitismo de Rubén Darío es la  faceta del panida poco abordada  por una gran parte de los dariólogos hispanohablantes; quienes se han quedado con el Darío Modernista y no han analizado a fondo el cosmopolitismo en boga en este siglo de redes sociales y globalización.

María José Llorens Camp, escritora y editora catalana se referido al cosmopolitismo del padre del modernismo en la introducción de  Rubén Darío obras selectas dice:

“El conocimiento de la vida de un escritor tiene, evidentemente, un valor secundario. Este valor se acrecienta notablemente cuando la vía imprime rumbos nuevos, a la obra; cuando sella de una manera clara y pertinaz.

Pero en Rubén Darío es el caso contrario. Se dirá que el cosmopolitismo de su obra es fruto del trotamundear de su vida. Pero no. Darío llevaba ya este cosmopolitismo dentro de su ser. Sus primeras obras están llenas de europeidad, en un momento en que el poeta no se había movido de la tierra Americana.

Por otra parte, su biografía se reduce, muy a menudo, al itinerario de su perpetua inquietud”.

Escogí el cosmopolitismo del padre del modernismo para el inicio solemne del Centenario Mundial Dariano 2016 y que organiza el Movimiento Mundial Dariano de Miami, MMD que preside el profesor Héctor Darío Pastora, devoto y fiel dariista, dariólogo, dariólatra porque me parece un tema del momento y porque esta corriente literaria es herencia del Rubén Darío futurista y visionario.

Hay dos poemarios  claves para descubrir el cosmopolitismo del Padre del Modernismo: Prosas Profanas publicado en Buenos Aires,  1896 y Cantos de Vida y Esperanza publicado en Madrid, 1905. Libros de poesía que definieron a Darío  modernista y cosmopolita; el gran caudal cosmopolita  del poeta  es más evidente en sus cuentos y narraciones tan prolíferas como su poesía. Voluminosa producción  que en este nuevo milenio está invadiendo el mundo literario. Darío se levantó desde los archivos de España, Argentina, Nicaragua, Chile…etc., para a 100 años de su muerte ser el poeta más influyente de la América hispanohablante.

Después de viaje a la inmortalidad de-6 de febrero 1916-prematuramente apenas a los 49 años-su gran legado literario tuvo un impasse. Hubo poco difusión de su obra por tres circunstancias que a mi criterio fueron claves para que sus libros no fueran reimpresos  comentados y traducidos a otros idiomas: la convulsión política y militar de la primera guerra mundial -1914-,  la revolución de Octubre-1917- en Rusia y la guerra civil española- 1936-que obligó a los intelectuales a dedicar su caudal profesional a  reagrupar el sentimiento nacionalista alrededor de sus ideas.

Darío estuvo en la cúspide de la literatura Americana y española en un corto periodo pero intenso, porque “la muerte, la celosa” lo sorprendió en pleno dominio de la poesía… Si hubiera vivido más tiempo, posiblemente hubiera  duplicado su producción literaria.

Cabe recordar que el Modernismo, además, es un movimiento que  surge en América. La entrada del Modernismo en España se produjo en 1892 con la llegada de Rubén Darío.

Es hasta después del fin de la segunda guerra mundial 1945, que Darío es “redescubierto”, aunque siempre fue referencia poética como padre del modernismo por autores que influenció como: Octavio Paz, Pablo Neruda, Jorge Luis Borges; americanistas prominentes y diarista. Antonio Machado, Juan Ramón Jiménez y el gran Antonio Oliver Belmás, españoles. Sin olvidar los valiosos trabajos de Ernesto Mejía Sánchez en México y Salomón de la Selva en Estados Unidos.

Es con la revolución de las comunicaciones-el internet- que Rubén Darío vuelve a ocupar el epicentro de la literatura Hispanoamérica. Y gracias a esa  revolución tecnológica   que se globalizó en el año 2000, Rubén derriba las barreras del idioma y llega a las masas sedientas de su literatura que lo conocían seguramente por referencias o solamente por su poesía.  El internet   interconectó a todas las naciones del mundo, produciendo la  internacionalización  de “la aldea” que se convirtió en  una sociedad global. Con el internet  de su parte  Rubén Darío se apodera del mundo cultural no como modernista, sino como Cosmopolita. Las estadísticas indican que, en 2014, los usuarios de Internet (conocidos como internautas) superaron los 3 mil  millones de personas.

He tratado de resumir todo este proceso de “reposo” de Rubén hasta su nuevo auge en este siglo XXI, sin involucrar a los Vanguardistas de Nicaragua y los surrealistas que intentaron distanciarse del darianismo pero sin éxito, porque este ensayo sería demasiado extenso.

Rubén Darío está más vigente que nunca… En 2006 la empresa cultural Film for the Humanities & Sciences, publicó un video en idioma inglés titulado Rubén Darío, donde se destaca “el tono cosmopolita” del padre del modernismo, quien es calificado como pacifista por su enfoque anti bélico visionando la terrible secuela de destrucción y muerte que produciría  la primera guerra mundial. También se destaca en el film a Rubén Darío como el primer escritor en lengua española que hizo un cuento de vampiros-Thanotopia- rompiendo con la tradición literaria española. Pero lo más transcendental es que el grupo de autores del video, consideran a Rubén Darío el “más grande innovador de la literatura española desde la etapa del siglo de Oro español.

En un texto titulado Los inmortales publicado el 22 de septiembre de 1899 Rubén Darío sella su futuro-se inmortaliza- como reformador y renovador de la literatura en español ganados los títulos de Padre del Modernismo y Príncipe de las letras Castellanas. En  ese mismo  maravilloso texto también define- Alea jacta est-su papel de precursor del cosmopolitismo al utilizar una frase célebre de Miguel de Unamuno quien dijo  “Hay que hacer del español internacional con el castellano y si este ofreciese resistencia, sobre él, sin él o contra él”.

Lógicamente los atrevidos conceptos del centroamericano causaron revuelo y agria critica de sus colegas españoles. Hubo  una buen número  de los miembros de la Real Academia de la Lengua que ofrecieron resistencia; inclusive el mismo Unamuno, a abrirse a la renovación literaria del castellano anquilosado a dos siglos de distancia siglos del siglo de Oro. Pero como ser sincero es se potente… al final un buen número de poetas y novelistas españoles  tuvieron que aceptar y reconocer que Rubén Darío había comenzado una revolución literaria que ellos no fueron capaces de proponer.

Lo maravilloso, genial, es que esta transformación literaria  está más vigente que nunca. En este siglo  XXI  las propuestas del bardo nicaragüense están empujando el carro de la historia literaria y Latinoamérica está tras los pasos del padre del modernismo y precursor del Cosmopolitismo.

El siglo XXI con la tecnología nada está lejano. El internet ha abierto fronteras y derribado mitos.

Que grandioso para mí hablar en esta hermosa tarde a un auditorio que quizás utilice en sus conversaciones el Spanglish, o que uds. al comer saborean el gourmet de diferentes culturas  o posiblemente han formado familias  biculturales.

Estamos en el siglo XXI en la  tierra de oportunidades, cuna de Whitman, y  la de muchos de sus hijos que no nacieron en tierra extraña; al contrario vieron la luz en la democracia y libertad. Aunque por otra parte los padres sienten -muchos de ustedes-  la nostalgia por el  cielo azul intenso y ese sol de encendidos oros…con el que sueño a veces entre terribles pesadillas de terremotos y guerras pero que atávicamente me ata al terruño.

Estos cambios culturales inevitables fueron los que anunció Rubén Darío en su visionarios versos, en sus sorprendentes cuentos, en sus vigentes -muchos de ellos- reportajes periodísticos, en sus cartas; en su cosmopolitismo.

Hace varias décadas, memoricé una frase que me mencionó en una conversación el poeta y periodista argentino Juan Gelman y frase que compartí  con otro gran poeta, Horacio Peña, quien, les manda su saludo caluroso, dariano  por mi medio.

Me decía Juan, una tarde de invierno en Paris, en una tertulia dariana que se prolongaba muchas veces hasta la salida del sol, que Rubén Darío era un filón inagotable. Juan no pensaba en esos días ganar un Cervantes de Literatura y yo no pensaba que estaría aquí hoy, con mi cabello cano, hablándoles de uno de los filones inagotables de nuestro Rubén Darío.

En 1967 por esos azares del destino, tuve el privilegio de ser testigo del Centenario del nacimiento del poeta en los actos solemnes en ciudad Darío, de Matagalpa, Nicaragua. Haber estado en los actos oficiales del Centenario del nacimiento del poeta,  marcó mi futuro literario. Apenas  con 16 años, tuve la oportunidad que conocer a personalidades de la literatura mundial y lógicamente la mayoría dariista.

Allí oí  al poeta Horacio Peña leer su Ars moriendi y otros poemas, que ganó el premio internacional Rubén Darío 1967, convirtiéndose en el único poeta con ese galardón.

El cosmopolitismo de Rubén Darío se sella en letras de oro  con la publicación de Cantos de Vida y Esperanza. Darío  ya un poeta maduro de edad y literariamente tiene la autoridad sufriente para dejar por sentado su futuro como poeta, cuentista y periodista.

Con una dedicatoria a Nicaragua y Argentina el poeta comienza el libro con el poema: Cantos de Vida y Esperanza…que en la tercera estrofa dice:

y muy siglo diez y ocho y muy antiguo

y muy moderno, audaz, cosmopolita;

con Hugo fuerte y con Verlaine ambiguo,

y una sed de ilusiones infinitas.

Darío no por casualidad dedica ese poema introductorio de su libro a José Enrique Rodo, el uruguayo amigo y crítico  que influenciaría igualmente  a Jorge Luis Borge; considerado actualmente uno de los iniciadores del Cosmopolitismo en Argentina.

Se preguntaran: ¿Por qué afirmo que Rubén Darío es el precursor del cosmopolitismo?

Según la definición de la real academia de la lengua española, RAE, cosmopolita es: doctrina y género de vida de los cosmopolitas.

Ampliando un poco el concepto de la RAE un grupo de literatos definieron a los escritores  cosmopolitas: Son los que  destacan  la estética en la literatura, la psicología y la filosofía. Los cosmopolitas se preocupan más en la fantasía, en el individuo y en la vida humana. En esta corriente se integran además otras “escuelas” con características más definidas: surrealismo, cubismo, realismo mágico y la escuela filosófica  Existencialismo.

Esas características del cosmopolitismo las creo Rubén Darío a finales del siglo XIX con su genialidad. Por eso es el más imitado de los poetas y el más grande del siglo XX.

Texto leído en el acto de apertura del Centenario Mundial Dariano 2016, en el auditorio del parque Rubén Darío de Miami, Florida, el sábado 7 de febrero de 2015. Acto cultural solemne del Movimiento Mundial Dariano de Miami.

Marcar como favorito enlace permanente.

Un comentario

  1. Pingback: Ruben Dario precursor del cosmopolitismo (Segunda parte) - Nicaragua Hoy

Deja un comentario