Monimbó derrotó otra vez a la dictadura

Este sábado 06 de julio el orteguismo conmemoró el 40 aniversario del llamado repliegue táctico hacía Masaya.

Una raquítica caravana de trabajadores del Estado, paramilitares y policías acompañaron en un bus de la empresa Nica Bus a los dictadores  Ortega Murillo hacia el estadio San José de Masaya, sin poder entrar a la comunidad indígena de Monimbó, por segundo año consecutivo, desde el estallido social en contra del régimen dictatorial que se inició el 18 de abril del 2018, tras la brutal represión a manifestantes que protestaban por una reforma al Seguro Social y que hoy exige la renuncia de Ortega.

 

El rechazo del pueblo de Masaya fue evidente: puertas cerradas y repudio en las redes sociales ante tal espectáculo de adulación a la pareja dictatorial.

En un discurso de al menos 5 minutos, Ortega evitó referirse a la actual situación del país. Recalcó su consigna trillada de «Nicaragua no se vende ni se rinde» y «No pudieron ni podrán». Un discurso repetitivo y monótono  ante un grupito de sus fanáticos que coreaban «Viva Daniel». Ellos no tuvieron ni el mínimo acercamiento con el dictador, quien, rodeado de policías y agentes de seguridad, parecía ensayar para ser el relevo de Nicolás Maduro en su antiguo oficio de chofer de autobús.

A Masaya no entraron y, una vez más, el heroico pueblo indígena de Monimbó derrotó a la dictadura.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *