Moncada leyó mensaje cargado de ira e impotencia

Rosario Murillo / Imagen de Artículo 66.

Los voceros oficialistas han retomado el discurso público de mediados del año pasado que incluye conceptos como «golpe de Estado» para referirse a la rebelión popular del 18 de abril, «golpistas» agregando su insistencia en que la oposición les quite las sanciones que pesan sobre seis funcionarios del gobierno y tres empresas -dos de capital sandinista.

La Alianza Cívica dice que este mensaje es para «confundir» a la opinión pública, y que no propone nada nuevo, excepto evadir la responsabilidad de cumplir con lo acordado en la mesa de las negociaciones.

«El Gobierno ha retomado el discurso, de un supuesto golpe de Estado (…) esa acusación no tiene ningún fundamento, la están retomando simplemente para confundir a la opinión pública, para inculparnos a nosotros de algo que no ha sucedido y que no tiene pies ni cabeza», dijo el exdiplomático y miembro de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia Carlos Tünnermann.

El Gobierno ha vuelto a llamar «golpe de Estado» al levantamiento popular del 18 de abril de 2018, reiteró el veterano diplomático sandinista.

Tünnermann recordó que la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), en su misión realizada de junio a agosto pasado, solicitó al Gobierno las pruebas del «golpe de Estado», pero nunca las recibió, y que sus propias investigaciones le llevaron a descartarlo, indica Trinchera de la Noticia.

Régimen acusa a opositores hasta de «satánicos»

Parte del inusual mensaje dice lo siguiente: «Recordamos que a raíz de esa imposición interesada y absurda, se cometieron las mayores tropelías, incluyendo muerte, quemas, secuestros, torturas, perversión y ritos satánicos, demonistas, en el mejor estilo de la inquisición, invocando, además, prácticas exorcistas, con prepotencia e irrespeto por la inteligencia de los nicaragüenses».

En el documento, el Gobierno denunció «nuevamente ante el mundo y ante todo nuestro pueblo, la grave maquinación mediática con la que acompañaron sus prácticas de odio y ambición».

Documento «para manual de psiquiatría»

Para el periodista Álvaro Navarro, director del medio digital «Artículo66.com«, el documento leído por el canciller Denis Moncada es «para manual de psiquiatría»; además, agrega, «tiene tinta y sello de la primera dama y vocera del orteguismo, Rosario Murillo».

También dice que dicho mensaje «está cargado de ácido y denota rencor, odio y desesperación, para tratar de descalificar a los integrantes de la Alianza Cívica y a cualquiera que se haya atrevido a desafiar a su tiranía».

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario