Matagalpa militarizada por muerte de preso

Eddy Montes Praslin

Sergio Simpson

Antes del anochecer nueve camionetas de tina, llenas de policías uniformes negros, armados y bien apertrechados para reprimir, se desplazan por la ciudad el viernes 17 de mayo.

El jueves mataron al ciudadano nica matagalpa estadounidense, abogado y finquero, Eddy Montes Praslin. Le dispararon en la Galería 16, de la cárcel La Modelo de donde salió vivo Daniel Ortega, luego de siete años cautivo. Eddy estuvo seis meses… ¡Y salió muerto!

Curiosamente, similar que Ortega por la dictadura somocista, Eddy fue acusado por delitos de terrorismo en concurso real con entorpecimiento de los servicios públicos, robo agravado, fabricación, tráfico, tenencia y uso de armas restringidas, sustancias o artefactos explosivos».

Comunicado del ministerio de gobernación cuenta: “A eso de las 14:30 horas un buen grupo de presos se abalanzaron contra el personal del perímetro de seguridad, forcejeando con uno de los centinelas con claras intenciones de quitarle el arma reglamentaria, en dicho forcejeo hubo disparo que impactó al preso Eddy Antonio Montes Praslin, de 57 años de edad”. Con el descrédito gubernamental, su declaración no es fiable.

Familiares y amistades se reunieron ayer en iglesia San Felipe de Molagüina, en ciudad Matagalpa, para honrar simbólicamente el funeral del prisionero político y demandar investigación profesional acerca de la participación del ciudadano estadounidense en actos terroristas y un veraz dictamen forense.

La muerte de Eddy conmocionó a quienes en su oriunda ciudad le conocieron, proveniente de familias prestigiosas y numerosas: Montes y Praslin, y ramificaciones. Pero la caravana de uniformados, aparcada cien metros al sur de la iglesia, intimidó a ciudadanos que se dirigían al tributo católico y temerosos o prudentes optaron por retornar a resguardarse en sus casas.

Un grupo de jóvenes, al ver la tropa policial, desde la acera de la iglesia reclaman justicia, libertad para todos los presos políticos, elecciones inmediatas o paro nacional, “para acabar con la dictadura sangrienta”.

La noche del viernes fue intranquila. Algunas personas temían se reactivaran las protestas y que volvieran las calles de la ciudad a regarse de sangre, el desfile de policías nada bueno auguraba, salieron a reafirmar que no permitirían ofrenda al difunto, ni expresiones contra el matrimonio presidencial, de ninguna naturaleza, casi Estado de Sitio. Sólo seguidores del gobierno se sienten protegidos.

Cercanos a Eddy Antonio comentan que vino de Estados Unidos a disfrutar jubilación en su pueblo natal e invertir dinero, certifican que era propietario de tierras en la zona rural y urbana; que algunas de ellas fueron invadidas por simpatizantes del gobierno; el día que lo capturan, el 7 de octubre del 2018, fue en la Estación de Policía Departamental, donde llegó a preguntar acerca de la denuncia que él interpuso contra tomatierras.

Voceros del gobierno lo tildan de “gringo caitudo asesino”, lo acusan de haber “pretendido matar a un custodio” de la ergástula, y “el 15 de mayo del 2018 participó en el ataque a la Unidad de la Policía Nacional «Leonardo Mendoza», ubicada en la ciudad de Matagalpa”, que es el supermercado donde exclusivamente compran policías activos, retirados, y amistades.

En Nicaragua son tradicionales las historias de presos políticos muertos en la cárcel o torturados. Los gobernantes criminalizan a rebeldes y éstos son héroes o heroínas admirados por el pueblo descontento.

También es común que no existan informes honestos que revelen la verdad acerca de muertes por enfrentamientos o divergencias políticas partidarias, y que los gobernantes se receten amnistía luego de la mortandad para continuar millonarios disfrutando el poder.

Para romper con esa reiteración de matanzas y perdón lo conveniente es una Comisión de la Verdad, integrada por especialista extranjeros conformada por un organismo internacional de derechos humanos y justicia.

Mataglapa militarizada ante protestas por asesinato de reo político Eddy Montes Praslin

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario