“Estamos viendo la fase terminal de un régimen sin destino”, dice Mauricio Díaz

Lic. Mauricio Días / Imagen de La Prensa de Nicaragua

San José.  “Es señal de debilidad y temor que pretende atemorizar y paralizar al país entero. Es la expresión de un régimen de terror que amenaza a sus adversarios con más represión”.

Así reaccionó el ex embajador Mauricio Díaz Dávila, miembro del partido Ciudadanos por la Libertad, ante el agresivo discurso del mandatario Daniel Ortega, pronunciado este sábado, en el que amenazó a los empresarios privados que se sumen a un nuevo paro nacional con abrir a la fuerza sus negocios haciendo uso de la policía.

“Les vamos a mantener abierto los negocios con la Policía”, amenazó Ortega durante un acto en el que se recordó el atentado a balazos contra el dictador Anastasio Somoza García (1956) a manos del joven liberal Rigoberto López Pérez. Somoza García falleció días más tarde.

Ortega también desafió al gobierno de Estados Unidos ante las inminentes sanciones en su contra a través de la Ley Magnitsky y la “Nica Act”, que en el Senado será fusionada, el próximo miércoles 26, con la Ley de Derechos humanos y contra la corrupción en Nicaragua 2018.

“Que le van aplicar a Nicaragua la Nica Act… ¿y si la aplican qué? Aquí tenemos recursos naturales hombres y mujeres trabajadoras”, dijo en tono desafiante Ortega.

Régimen “en fase terminal”

“Estamos viendo la fase terminal de un régimen sin destino. Las reacciones y eventuales sanciones en el Congreso de los Estados Unidos le preocupan pero no cede con una salida civilizada, que pasa por adelantar elecciones previa reforma a ley electoral y cambio de los magistrados del CSE (Consejo Supremo Electoral). La soberbia que le caracteriza ya volvió a aflorar en sus gestos, discursos y poses de gran líder”, indicó el exembajador Díaz Dávila ante la diatriba del dictador nicaragüense.

Díaz agregó que las eventuales sanciones económicas también deben estar dirigidas a personas que han violentado los derechos humanos de los nicaragüenses y cometido actos de corrupción.

“Que sean sanciones con dedicatoria para la gente que ha violentado derechos humanos fundamentales, que han cometido enormes actos de corrupción y que deben seguir siendo sancionados”, añadió.

Dos leyes en un mismo trámite

Este miércoles 26 de septiembre el Comité de Relaciones Exteriores del Senado norteamericano (Cámara Alta), discutirá la Ley de Derechos Humanos y Anticorrupción de Nicaragua (Magnitsky Nica), con una enmienda adicional para sancionar al régimen Ortega Murillo.

La iniciativa fue presentada en julio anterior por el senador demócrata Bob Menéndez y es copatrocinada por 13 senadores más de los partidos Demócrata y Republicano.

El Comité también discutirá en un mismo expediente mediante enmienda la Nica Act, proyecto de ley aprobado el año pasado en el Congreso (Cámara Baja), impulsado por la congresista Ileana Ros-Lehtinen.

Objetivo es frenar represión y adelantar elecciones

El objetivo de los legisladores es que Estados Unidos sancione a funcionarios del régimen de Ortega – Murillo, responsables de las muertes producto de la represión, las violaciones a los derechos humanos y la corrupción en Nicaragua.

Así mismo, Estados Unidos busca generar más presión al régimen nicaragüense, para que los Ortega y Murillo decidan adelantar elecciones libres y transparentes mediante los poderes estatales que hasta el momento ambos controlan.

Desde hace 5 meses Nicaragua se encuentra en crisis sociopolítica que ya deja 322 y 484 muertos, cerca de tres mil heridos y más de un centenar de presos políticos desde el pasado 18 de abril, revelan informes de organismos de derechos humanos internacionales y nacionales.

La propuesta de Menéndez conocida como Magnitsky Nica establece el bloqueo de activos, prohibición de transacciones bajo la jurisdicción de Estados Unidos, de propiedades o intereses en una propiedad, negación o revocación de visas y penalidades económicas.

Primeros sancionados

Tales sanciones serían similares a las establecidas en la Global Magnitsky Act, ley vigente creada por legisladores norteamericanos para castigar a Rusia, pero que también ha servido para al otrora todo poderoso presidente del Consejo Supremo Electoral de Nicaragua, Roberto Rivas; al actual jefe de la Policía Nacional, el ortegista Francisco Díaz; a Fidel Moreno, secretario de la Alcaldía de Managua; y a Francisco López, tesorero del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

De acuerdo con el ex embajador Díaz, después del periplo diplomático de la crisis de Nicaragua por la Organización de Estados Americanos y por Naciones Unidas (llegó al Consejo de Seguridad), ahora vienen sanciones bilaterales de los países.

“Lo que hubo (en la OEA y ONU) es una especie de darle luz verde para que los estados tomen las acciones pertinentes para con Nicaragua, y yo creo que el principal país que tiene la mayor posibilidad de aplicar las medidas duras es Estados Unidos”, reiteró Díaz.

Ortega y Murillo tienen el poder de decisión

“Quienes detentan el poder (en Nicaragua) tienen la llave, ya todo mundo se ha pronunciado, ¿qué más vamos a esperar?  (…). El país no puede seguir así, estamos viendo impasiblemente los nicaragüenses cómo nos van a pasar encima de nuestro propio féretro, el cadáver de nuestra nación si seguimos dejando pasar estas circunstancias. La economía va colapsar”, añadió Díaz.

Para el ex diplomático la solución es sencilla: que el régimen Ortega – Murillo regrese al diálogo nacional como lo pide la comunidad internacional y la Iglesia Católica, para buscar una salida a la crisis de forma “civil, civilista y civilizada”.

“¿Qué significa eso? Llevar al país a unas elecciones (adelantadas), que sea el pueblo nicaragüense el que resuelva esto a través de un proceso libre, transparente, competitivo y observado nacional e internacionalmente,  previa reforma a la ley y con otro Consejo Supremo Electoral que no sea el mismo que ha cometido tanto fraude”, puntualizó el ex embajador.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.