¿Dónde estaban los retirados del Ejército y los desmovilizados del SMP?

Militares retirados en huelga de hambre (Chinandega, 2011). El Nuevo Diario.

Roberto Samcam

Me preguntaban hace pocos días algunos amigos que ¿Dónde estaban los retirados del Ejército y los desmovilizados del SMP? que en algunas ocasiones habían salido a protestar por sus pensiones o alguna que otra reivindicación. Que siempre decían que irían con todo y hasta las últimas consecuencias y que siempre los había apaleado la policía, me agregaban, con la intención manifiesta de meter puya. Incluso, me decían, hasta huelga de hambre hicieron y a Daniel le valió madre, porque además eso es lo que le han valido todos los muertos de estos días.

Realmente es complicado explicarle a la gente lo que debe estar pasando por la cabeza de tantos ex militares y desmovilizados del Servicio Militar, porque solo estando en sus carnes uno puede saber lo que en sus vidas ocurre. Los dos casos, retirados y desmovilizados, son distintos. Unos fueron oficiales y los otros fueron soldados que combatieron en virtud de una ley, la Ley del SMP. Los primeros, los oficiales que salieran antes del 94, fecha en que se fundó el Instituto de Previsión Social Militar, IPSM, no tienen derecho ni siquiera a ser reconocidos como trabajadores del estado sandinista de aquella época y por consiguiente no hay derecho a pensión y ahora con el clavo del INSS, eso se antoja más difícil que sacarse el premio mayor navideño sin comprar la lotería. Los desmovilizados no tienen ni siquiera derechos, pues les dicen ahora, que ellos “solo” estuvieron dos años y fue por una Ley de la República. Sobre estos últimos fue que recayó todo el peso de la guerra de los años 80 y fueron los que pusieron los muertos. Habrase visto!

Muchos ex oficiales abrigaron la esperanza de que con la llegada de Daniel al poder en el 2007 verían cristalizadas sus sueños de un buen trabajo, una buena pensión, atención médica gratuita y preferencial en el Hospital Militar y un buen paquete navideño, con pavo incluido, cada 24 de diciembre. Suponían que por haber sido la punta de lanza de las asonadas de los 16 años “neoliberales” lo tenían de sobra merecidos. Además, durante todos esos años, fueron los famosos “comandos electorales” que garantizaban votos, legales o ilegales, robaban cédulas para que los de la “derecha” no pudieran votar, cambiaban boletas, preñaban urnas, etc, etc. Pero nada de esto pasó. Poco a poco se vieron relegados por un montón de chavalos de una nueva juventud sandinista y finalmente se volvieron indeseables e incómodos para la que estructuraba el país a su medida.

Nuestro hermano de lucha, el Teniente Coronel Irving Dávila Escobar, logró llegar hasta muchos de ellos para explicarles las reformas a la ley que debería atender la situación de más de 12,000 oficiales retirados, reformas que el preparó con la diligencia y el entusiasmo que le caracterizaba. Se sentó con ex oficiales que no nos podían ver ni en pintura, pero los persuadió del engaño y el abandono al que aún, al día de hoy, están sometidos. Muchos lo oyeron y lo entendieron. Otros quizás prefirieron continuar bajo el alero del orteguismo, sin esperar nada a cambio (porque ya no hay nada que dar). No sé cuántos están todavía con Daniel y la Rosario, ni si aún continúan con su pobreza. Por eso, cuando me cuestionaban que ¿dónde estaban los ex militares? solo atinaba a preguntarme: ¿Que podrán tener en común estos compañeros con una casta de multimillonarios “socialistas, cristianos y solidarios”, que visten trajes Armani, usan relojes Rolex, calzan zapatos de diseñador, andan en carros de lujo, muy escoltados y derrochando lo que nunca se ganaron trabajando? No sé cuantos han estado apoyando a los chavalos en su lucha, abrigo la esperanza de que sea la mayoría y que en donde estén alcen su voz y se pongan al lado del pueblo. Al menos los que me han contactado de diversas formas, están del lado correcto en este momento histórico.

Escribo esto, porque en los últimos días el orteguismo ha desplegado aceleradamente a muchos “cuadros históricos”, que más que históricos parecen más bien “Histéricos”, tratando de enamorarlos, de convencerlos que vuelvan a apoyarlos, después de más de una década de abandono y desprecio, pero sobre todo, cuando el pueblo nicaragüense está en pie de lucha para recuperar su dignidad, para recuperar la democracia, la institucionalidad y el estado de derecho usurpado desde el 2007.

Pareciera una tragicomedia la que andan haciendo los “Cuadros Histéricos” en todos los municipios, pretendiendo reactivar a ex compañeros con quienes nada tienen en común, pues los que llegan, millonarios, panzones y viejos, jamás, repito, JAMAS, los volvieron a ver en estos once años. Ni siquiera en las alcaldías “sandinistas” cuando los del SMP imploraban un ataúd para sus muertos, ninguno de ellos ha dicho esta boca es mía en el caso de Marvin Vargas Herrera, el desmovilizado del SMP que purga una injusta condena, nunca les ayudaron, nunca movieron sus “influencias” en el poder, de la cual han sido parte y del que han usufructuado las enormes riquezas de las que gozan, para apoyarlos en sus demandas gremiales. Me parece que están llegando muy tarde, era hace diez años que deberían haberlos buscado.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.