De la Revolución de Abril a la Revolución Democrática

Danilo Martínez / Abogado 

Cuando el paramilitar orteguista golpeó cobardemente al señor de la tercera edad en León, aquel 18 de abril 2018, jamás imaginó que sería el detonante para que los estudiantes universitarios de UCA, UPOLI, UNA, UNAN, UNI y otras, intensificaran y generalizaran las protestas iniciadas por la quema de la reserva de indio maíz.

El 19 de abril 2018 se considera un hito histórico que marca el comienzo de una revolución encabezada por los estudiantes universitarios y dirigida y estimulada por una clase media que terminó de desencantarse del régimen asesino de Ortega Murillo. Dentro de las principales características de esa revolución de abril tenemos su carácter pacifico, el respeto esmerado por los derechos humanos que  los protestantes tuvieron con policías y orejas del régimen, y además su forma autoconvocada, su liderazgo horizontal, soportado en el avance de las comunicaciones y redes sociales.

Las páginas de lucha, sacrificio entrega y dolor de las multitudes de protestantes no se agotarán en una obra sino en muchas. Ya vendrá el momento para extraer todo lo valioso y positivo de semejante epopeya. Pero el carácter autoconvocado, que permitió desconcertar al dictador, y que no le permitía identificar los cabecillas de la protesta; ese carácter autoconvocado que sorprendió al mundo cada día de batalla cívica, se fue convirtiendo de ventaja a desventaja frente al régimen de Ortega.

Después de que el tirano se inventó el primer diálogo el 16 de mayo 2018, diálogo que duró 54 días y terminó con la masacre de Diriamba y Jinotepe un 9 de julio de ese mismo calendario, el dictador preparó y lanzó sus huestes asesinas contra un pueblo indefenso, contra un pueblo desarmado.

Frente a esa nueva realidad el señor Ortega había identificado varias debilidades. La primera que esta ha sido una Revolución espontánea y horizontal. Entre ellas la falta de un liderazgo fuerte, consolidado, homogéneo. La falta de un programa de objetivos claros, ya que la única consigna preponderante era “Que se vaya el HP” y otras consignas alusivas solo a quitar del poder ejecutivo a estas dos personas, lo cual no le da la fortaleza de una lucha con objetivos programáticos alrededor del cual sería más fácil consolidar la unidad de la verdadera oposición.  Pero además, la falta de capacidad de maniobrabilidad en el terreno de parte de los contingentes protestantes,  por la carencia de disciplina, organización y comunicación.

Así, frente a los ojos atónitos de Nicaragua y de la comunidad internacional, miramos con dolor profundo como fueron cayendo una a una las ciudades baluartes de la protesta cívica y como fueron sometidas sin piedad por el tirano a una masacre con ríos de sangre y de dolor indescriptible. Y por falta de esa capacidad de maniobrabilidad, tomó cada ciudad como una isla frente a las demás que no pudieron asistirlas y ayudarles, a excepción de pequeños intentos entre Managua y Masaya; Carazo y Masaya  y viceversa.

Esa Revolución de Abril hizo florecer centenares de organizaciones en el exilio, en la comunidad donante y dentro del país. Y la estrategia de lucha parece estancada. La dictadura parece haber controlado las protestas orientadas por la AC y la UNAB que en su último intento no pudo ni siquiera salir de sus puntos de reunión. Es obvio que los lideres auto convocados que insisten en arreglarse y convivir con la dictadura, han agotado su estrategia de lucha, su protesta cívica, donde predican que el pueblo entero se convierta en miles de Mahatma Gandhi, y siga ofreciendo sus muertos, sus presos y sus exiliados.  Basta de estrategia blanda. Ortega no dejará voluntariamente el poder, ni lo expulsaremos solo con sanciones. Al respecto es interesante leer un informe brindado por la prestigiosa publicación británica THE ECONOMIST INTELLIGENCE UNIT  (EIU) que concluye en su último análisis que DANIEL ORTEGA no dejará el poder antes del 2022. Y todo esto fundamentado en que la única parte donde es vulnerable la dictadura es con las sanciones económicas de EEUU , Canadá y Europa; que lo único que hará será venezualizar más la situación de Nicaragua. Si no veamos: Seis décadas  de sanciones y aislamiento total no han puesto de rodillas a Cuba. Cuatro lustros de presión internacional y sanciones no han hecho sucumbir a Venezuela.

Pero el Movimiento de Unidad Democrática MUD,  del cual formo parte, con optimismo, fe en Dios y en el pueblo heroico nicaragüense, y sintetizando la experiencia vivida por el movimiento social, plantea que Lucha Cívica no significa dejarse matar por la dictadura; no significa no defenderse de tantos atropellos a nuestros derechos humanos, no significa poner la otra mejilla, cuando llevamos ocho lustros sufriendo esta represión.

Se avecina una nueva etapa de lucha, estamos en ciernes de la Revolución Democrática. Esto es, una transformación social que refunde al  Estado Nicaragüense y le dé nacimiento a una República Democrática, donde impere la verdadera separación de poderes, la no reelección, la alternabilidad en los cargos, justicia imparcial no partidaria, y donde los gobernantes que hagan las leyes sean los primeros en someterse a ellas sin excusa alguna.

Y esa Revolución profundamente democrática, no conoce partidos ni ideologías, solo el dramático llamado de la Madre Patria a sus hijos, a liberarla del secuestro terrorista en que la tiene el FSLN. Esa unidad y esas batallas deben ser de todos los nicaragüenses, de todos los sectores, de todas las edades, de todos los sexos. Nadie está excluido de este llamado.

Nuestra posición es de unidad. No más diálogo con la dictadura. El diálogo debe ser nuestro para unirnos en un solo haz de energía. Liberemos a Nicaragua de la ignominia y la muerte, y después, en una Nicaragua libre y democrática saquemos cada quien su banderita partidaria. No hay futuro para nuestro país con un gobierno y un sistema asesino, que desde sus albores ha derramado tanta sangre entre hermanos y ha convertido en delito portar nuestra insigne bandera azul y blanco.

Viva la Revolución Democrática – Viva la nueva República – Abajo la dictadura y su sistema 

No al diálogo – Sí a la resistencia activa

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.