Ciudadanía en total indefensión

No vale la presencia de la Cidh y la Onu.

El gobierno, a través de sus paramilitares y policías encapuchados que actúan al margen de la ley, sigue capturando jóvenes, sacándolos de sus casas, interceptándolos en las calles, en las pulperías, en fiestas.

La situación es grave. Los paramilitares se roban celulares, carteras, documentos y hasta los zapatos de los detenidos. Así lo declararon hoy algunos de los jóvenes que fueron liberados este lunes de las celdas de El Chipote.

Los muchachos dijeron que fueron golpeados y una de las madres indicó que los encapuchados llegaron directamente a su casa y la conminaron a que entregara a los jóvenes que estaban dentro de la vivienda. Otros fueron capturados cuando iban a comprar a la pulpería o venían caminando hacia sus casas.

Esta implacable persecución ha empujado a miles a dormir en las afueras de la Dirección de Migración en busca de un pasaporte para sacar a sus hijos. Igual que en los 80, cuando miles huyeron por el Servicio Militar Obligatorio.

Nicaragua reedita ese episodio amargo de perder a su juventud.

Para el gobierno, cada persona que se vaya, significa una remesa, dinero que le ha servido para oxigenar la economía. Siento mucho decirlo, pero hay desesperanza entre la población porque ven que la impunidad y el abuso va en ascenso y que nada detiene al régimen.

La foto en blanco y negro, corresponde a la Operación Limpieza que hacía la guardia somocista, duramente criticada en aquellos tiempos por los sandinistas que ahora usan los mismos métodos.

Del muro de Fidelina Suárez (Facebook)

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.