Violan leyes con destitución de alcaldes

Fidelina Suárez

De las 3 últimas elecciones municipales, han resultado destituidos un total de 35 alcaldes, los dos más recientes ni siquiera habían completado un mes en el cargo.

Esta semana se supo de la defenestración del alcalde de Muy Muy, municipio del departamento de Matagalpa, el señor Orlando Blandón Peralta y de la alcaldesa de San de Oriente, departamento de Masaya, Brenda Jiménez.

Los dos son del partido gobernante, el Frente Sandinista de Liberación Nacional y presentaron su “renuncia” por motivos de salud, lo que se ha convertido en la principal excusa cuando quieren eliminar a una persona de su cargo.

Un recuento realizado por el diario La Prensa, detalla que entre el 2008 y el 2012, se había destituido a 33 alcaldes, a los que se suman los dos recién electos.

Las protestas de los simpatizantes sandinistas no han sido tomadas en cuenta. Blandón Peralta recibió el apoyo de los ciudadanos de Muy Muy.

Los cuestionados comicios municipales realizados el año pasado en los que el FSLN ganó 135 alcaldías de los 153 municipios que tiene Nicaragua y que dejaron la muerte de 8 personas, siguen en el ojo público por las denuncias de saqueos de las autoridades salientes.

Las pocas alcaldías que ganaron los partidos opositores, fueron entregadas por sus antecesores sandinistas, sin mobiliarios de oficina, con grandes deudas y con otros bienes municipales traspasados a ministerios del gobierno.

Hay alcaldes que ni siquiera tienen para pagar la planilla del mes de enero porque las cuentas quedaron en cero.

El sociólogo Cirilo Otero, declaró recientemente que el control absoluto que ejerce el gobierno sobre las alcaldías, violenta la Ley de Autonomía Municipal y ha convertido a la vicepresidente, Rosario Murillo en la “alcaldesa nacional” porque es ella la que dirige las acciones a tomar en algunas alcaldías.

El operador político de la pareja gobernante, Fidel Moreno, quien actúa como el alcalde de Managua, resuelve incluso asuntos de comunas departamentales en abierto desacato a la referida ley.

El gobierno a través del ministerio de Hacienda, recortó las transferencias a las alcaldías que perdió, lo que se interpretó como una especie de venganza por no lograr el voto de los ciudadanos de estos municipios.

El año pasado, la Ley de Autonomía Municipal fue puesta en entredicho cuando se les ordenó a las alcaldías contribuir con 1,5 millones de dólares para la construcción del Polideportivo Alexis Arguello.

Entre las alcaldías “donantes” se incluyeron 14 extremadamente pobres y que tuvieron que sacrificar otros proyectos para sus ciudadanos.

También tuvieron que transferir recursos para la construcción del estadio Denis Martínez.

Acerca de albaro24

Administrador y editor.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario