Venezuela: Imputan por “conspiración a la rebelión” a Lorent Saleh y Gabriel Valle

Venezuela puede seguir diciendo que es una democracia, pero con cada violación a los derechos humanos que comete niega en la práctica esa afirmación, porque reprime la crítica y la disidencia, afirma el Dr. Oscar Arias Sánchez.

Venezuela puede seguir diciendo que es una democracia, pero con cada violación a los derechos humanos que comete niega en la práctica esa afirmación, porque reprime la crítica y la disidencia, afirma el Dr. Oscar Arias Sánchez.

El ministerio Público (MP) venezolano informó hoy que Lorent Gómez Saleh y Gabriel Valle, expulsados por Colombia a principios de septiembre, fueron imputados por presuntamente incurrir en el delito de conspiración a la rebelión, delito que establece una pena de 12 a 24 años de prisión, informó la agencia de noticias EFE.

“El Ministerio Público imputó a Lorent Gómez Saleh (26), Gabriel Valle (27) (…) por presuntamente incurrir en el delito de conspiración a la rebelión, el cual se encuentra establecido en el artículo 143, numeral 2° del Código Penal venezolano”, indicó el MP mediante un comunicado.

Gómez Saleh y Valle fueron trasladados a Venezuela a principios de mes, según Migración Colombia, “por violación a las normas migratorias del país” y en su momento la Cancillería colombiana explicó que ambos habían ingresado al país con un permiso de turista para actividades de descanso o esparcimiento que no habían renovado.

Desde entonces ambos permanecen recluidos en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) en Caracas.

El ministro de Interior venezolano, Miguel Rodríguez Torres, presentó hoy un vídeo con presuntas pruebas contra Gómez Saleh, en el que dice que tiene cuatro objetivos contra los que atentar en San Cristóbal (oeste) y afirma que hay que atacar a los jefes de los colectivos chavistas para hacer “limpieza social”.

El MP recordó que estos dos jóvenes ya fueron imputados en 2010 por presuntamente incurrir en los delitos de instigación e intimidación al orden público, incertidumbre pública y divulgación de información falsa por su supuesta participación en una protestas en el estado Carabobo (centro).

Además informó de que Ronny Navarro, detenido el pasado mes de mayo cuando cuerpos de seguridad venezolanos desmantelaron varios campamentos de manifestantes antigubernamentales en Caracas también fue imputado por conspiración a la rebelión.

Navarro ya fue acusado por instigación pública, agavillamiento (asociación para delinquir) y uso de adolescentes para delinquir, indicó EFE.

Al respecto, el ex presidente de Costa Rica y premio Nobel de la Paz (1987), Oscar Arias Sánchez, dijo el miércoles a través de su cuenta en [email protected]: “Lorent Saleh es un preso político que no ha cometido otro delito que oponerse al régimen venezolano. Sí, Lorent Saleh es un preso político y los presos políticos no existen en las democracias. En ningún país verdaderamente libre uno va a prisión por pensar distinto”.

Este jueves, a través de la red social Facebook, Arias Sánchez volvió referirse al tema señalando que “Venezuela continúa encarcelando a sus disidentes” y agregó: “Quiero alzar mi voz en nombre de Lorent Saleh, quien ha sido tomado prisionero en Venezuela. Lorent Saleh es un preso político que no ha cometido otro delito más que oponerse al régimen venezolano y por eso lo tienen confinado a una celda de máxima seguridad en una cárcel de su país.

Venezuela puede seguir diciendo que es una democracia, pero con cada violación a los derechos humanos que comete niega en la práctica esa afirmación, porque reprime la crítica y la disidencia. El pecado de Lorent Saleh ha sido precisamente ese, manifestar su oposición a las políticas del gobierno y por eso se encuentra en la cárcel. Sí, Lorent Saleh es un prisionero político y los presos políticos no existen en las democracias. En ningún país verdaderamente libre uno va a prisión por pensar distinto.

En una democracia, en una verdadera democracia, si uno no tiene oposición debe crearla, no reprimirla y condenarla a un infierno de persecución, que es lo que hace el gobierno del Presidente Nicolás Maduro. Es muy lamentable que los gobernantes venezolanos continúen irrespetando los derechos humanos.

A Lorent Saleh el gobierno venezolano ha querido callarlo, pero el silencio que ese régimen represivo ha tratado de imponerle resuena a lo largo y ancho del mundo. Su voz, plena de claridad y de fuerza nos recuerda, con su ejemplo, que la lucha en defensa de los derechos humanos puede y debe sobrevivir al aislamiento, a la desesperación, y al profundo dolor que produce la separación de los seres queridos“.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario