Unas 650 familias nicaragüenses dejan la leña y adoptan el biogás

Productora nicaraguense de café, Fátima Blandón, cocinando con biogás en Yalí, Jinotega, Nicaragua. Imagen: UTZ Certified Foundation

Productora nicaraguense de café, Fátima Blandón, cocinando con biogás en Yalí, Jinotega, Nicaragua. Imagen: UTZ Certified Foundation

Un proyecto que sustituye el uso de leña por combustible a base de heces de vaca le ha cambiado la vida a 650 familias de una zona ganadera de Nicaragua, informó este viernes el Programa de Biogás Nicaragua (PBN). Dichas familias decidieron utilizar biogás a partir de los excrementos de su ganado, lo que les permitió conservar los árboles de sus fincas y obtener otros beneficios, informó la agencia EFE.

“Las familias ganaderas que han instalado los sistemas de biogás han mejorado sus condiciones de vida, han incrementado la productividad de sus fincas y han obtenido ahorros significativos al dejar de comprar fertilizantes químicos y leña”, indicó el PBN en un comunicado difundido este viernes. El cambio de las familias hacia prácticas amigables con el medioambiente data desde hace más de un año, cuando 1.000 dueños de finca accedieron a implementar el sistema de forma gradual, de acuerdo con el informe.

Por implementar el sistema de biogás, los dueños de fincas reciben un incentivo de 480 dólares, que representa entre el 20 % y el 40 % del costo total de la instalación. También capacitación técnica en el uso del biogás, del biol (fertilizante líquido natural que sale del mismo proceso) y buenas prácticas ganaderas.

Proyecto cuenta con un fondo de US$6 millones

Los beneficiarios no solamente han reducido las emisiones de gases de efecto invernadero, como es el metano liberado por las heces, sino que también han extendido entre sus vecinos la importancia de utilizar sistemas ambientalmente sostenibles, según PBN. De esta manera, el proyecto que inició en los departamentos de Boaco, Chontales, León y Matagalpa, y en la Región Autónoma del Caribe Sur, ahora también se extendió a Jinotega y Nueva Segovia, y pronto estará en Rivas, dijo el coordinador del PBN en el comunicado.

El PBN es un proyecto que desarrolla en Nicaragua el Servicio Holandés de Cooperación al Desarrollo (SNV), con un fondo de 6 millones de dólares aportados por el Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin), del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y el apoyo del Fondo Nórdico para el Desarrollo (FND).

El proyecto espera beneficiar a un mínimo de 6.000 familias rurales de Nicaragua. La estrategia se ejecutó antes de forma exitosa en África y Asia, donde se instalaron más de 55.000 biodigestores y se benefició a 330.000 personas, según el Instituto Humanista para la Cooperación de los Países en Desarrollo (Hivos).

Carta Bodán

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario