Un cónyuge optimista es mejor para la salud de su pareja

personas_optimistasANN ARBOR, Michigan.— Si su  cónyuge espera que ocurra algo bueno puede tener buena suerte para su salud.
     
El tener un cónyuge optimista pronosticó mejor movilidad y menos enfermedades crónicas a lo largo del tiempo, e incluso por encima y más allá del nivel de optimismo de la propia persona, según un nuevo estudio de la Universidad de Michigan. Las conclusiones se publican en la edición actual de la revista Journal of Psychosomatic Researh.
     
Los investigadores usaron datos del Estudio de Salud y Jubilación, un estudio de alcance nacional de los adultos en Estados Unidos mayores de 50 años de edad. Los 3.490 adultos (1.970 parejas) fueron observados durante cuatro años e informaron de su funcionamiento físico (movilidad, destrezas motrices), salud y el número de enfermedades crónicas.
     
Otras investigaciones anteriores han mostrado que el apoyo social puede explicar, en parte, la vinculación entre el optimismo y la mejor salud. Los optimistas son más propensos a buscar el apoyo social cuando encuentran situaciones difíciles y tienen una red de amigos más amplia que les proporciona ese apoyo.
     
Además los optimistas mantienen estilos de vida más saludables que, a la vez, minimizan los factores de riesgo de enfermedades, dijo Eric Kim, estudiante doctorado en el Departamento de Psicología de la UM y autor principal del estudio.
     
“Un conjunto creciente de investigaciones muestra que las personas que forman nuestra red social pueden tener una influencia profunda sobre nuestra salud y nuestro bienestar”, dijo Kim. “Éste es el primer estudio que muestra que el optimismo de otra persona puede tener un impacto sobre tu propia salud”.
     
En las relaciones más íntimas el optimismo pronostica la satisfacción y una solución cooperativa de los problemas.
     
“En términos prácticos puedo imaginarme que un cónyuge, o una cónyuge, optimista estimula a su pareja para que vaya al gimnasio o tenga una dieta más saludable porque ese cónyuge cree, genuinamente, que el comportamiento marcará una diferencia en la salud”, añadió. “La identificación de los factores que nos protegen contra el deterioro de la salud es importante para un número creciente de adultos mayores que encaran la amenaza doble de la merma de la salud y el aumento de los costos del cuidado médico”.
     
Los otros autores del estudio incluyen a William Chopik, estudiante graduado de psicología, y Jacqui Smith, profesora en el Departamento de Psicología y el Instituto de Investigación Social.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario