Terrorismo de Estado

cultura_terrorismoPor Roberto Samcam / Ingeniero y Mayor retirado

La represión indiscriminada que el régimen orteguista ha desatado en estos días de Navidad y próximos al Año Nuevo, no tienen otro nombre que Terrorismo de Estado, que no es más que la utilización de métodos ilegítimos por parte del gobierno, para inducir el miedo o el terror entre la población civil y poder alcanzar sus objetivos o fomentar comportamientos que no se producirían de otra forma por sí mismos (Wikipedia).

Nuevamente hemos constatado la naturaleza violenta y agresiva de Daniel Ortega y su camarilla, que pretenden imponer un proyecto anti nacional a los nicaragüenses, entregando la soberanía y el decoro nacional a una empresa extranjera, al igual que en su momento lo hicieron Adolfo Díaz, Emiliano Chamorro y José María Moncada.

Nuevamente se pone en escena la Doctrina de Seguridad Nacional, llevada a cabo por los órganos represivos de la Dictadura de la familia Ortega – Murillo, el ejército y la policía orteguista, al considerar como enemigos del estado a todos los que se niegan a ser confiscados, desalojados y desarraigados de sus legítimas propiedades. Lo dijimos en su momento, cuando se culminaba la desaparición del ejercito constitucional mediante las reformas al Código de Organización Militar, las nuevas misiones y la doctrina con la que dotaban al cuerpo castrense, no hacían más que convertirlo en un remedo de guardia pretoriana al servicio de una dictadura familiar, que además pretende ser dinástica.

Nuevas misiones, consistentes en resguardar y proteger las empresas y negocios de la familia gobernante, el más importante de todos: El proyecto canalero. Nueva doctrina, la de Seguridad Nacional, que convierte a todos los ciudadanos que disientan del régimen en sospechosos de ser sus enemigos y por lo tanto, sujetos de investigación, espionaje y represión. Es lo que hemos visto en Rivas, en El Tule y Nueva Guinea y lo que veremos en los próximos días, porque está en el ADN de Ortega, es el lenguaje que él entiende, es su forma más fácil de gobernar. Durante estos pocos años de gobierno, nunca le han importado las necesidades del pueblo, las ha usado en su beneficio para instalar y consolidar un proyecto autoritario, dictatorial y dinástico.

El asunto del canal es un medio para el fin que ellos han vislumbrado, al menos 50 años en el poder, pasando de él a su esposa y de esta al hijo que ellos han considerado sea el elegido, el heredero, el “chigüín”. No importa lo que tengan que hacer ni a quien tengan que reprimir, primero están sus intereses, segundo y tercero sus intereses y si sobra, igual, sus intereses. Se sienten predestinados a gobernar, lo dijeron en su momento, y si para esto es necesario mentir y manipular, lo harán con el mayor gusto. Ayer eran marianos y “nacimienteros” hasta más no poder, hoy vuelven a ser lo que son: Terroristas de Estado. Está en su ADN. Está en su Naturaleza. No cambiarán nunca.

Octavio Ortega Arana, Ronald Henríquez, Freddy Antonio Orozco, Danilo Lorio, Jairo Lazo y Manuel Antonio Vega hoy son las victimas del Terrorismo de Estado de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, con un ejército y una policía puestos a su servicio para el más oscuro de sus intereses, el de la entrega de la Soberanía Nacional a cambio de unos dólares (o yuanes) más. Mañana será el pueblo entero, es una historia conocida y con un final también conocido.

Del Blog de Roberto Samcam

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario