Teólogo de la liberación lo convenció de hacer el canal , afirma Ortega

Daniel Ortega

Daniel Ortega

El Presidente Daniel Ortega explicó este lunes que él estaba convencido de que no puede haber un canal interoceánico que utilice el Lago Cocibolca o de Granada pero que fue “persuadido” por un teólogo de la liberación para que cambiara de opinión.

Ortega, quien reapareció después de varias semanas de ausencia de la vida pública, respondió así al artículo de portada del diario Trinchera de la Noticia en la que citaron sus declaraciones del 10 de mayo de 2007, cuando dijo que “ni con todo el oro del mundo” autorizaría el proyecto del canal interoceánico que heredó del gobierno de Enrique Bolaños y que, básicamente, contempla la misma ruta que anunció el empresario chino Wang Jing, concesionario de la obra.

Ortega dijo que la estuvo pensando mucho tiempo, y que muchos le dijeron que lo hiciera, que lo autorizara hasta que llegó a Managua el teólogo brasileño de la teología de la liberación Leonardo Boff, quien lo convenció de que lo hiciera. Ortega no explicó el fundamento científico del argumento del teólogo, ni sus conocimientos acerca del impacto ambiental que el proyectado canal tendrá para la región centroamericana.

Según el mandatario la enorme importancia de construir el canal interoceánico es para ayudar a enfrentar la pobreza, sino para avanzar en la protección de los recursos naturales, aplicando la lógica de comer hoy para morir mañana.

De acuerdo con el Informe Pastrán, en su edición de hoy lunes, Ortega admitió que una obra como esta tendría impacto en el medio ambiente del Lago Cocibolca, pero justificó diciendo que ese cuerpo de agua ya está contaminado e incluso se extinguió el único tiburón de agua dulce que existía ahí. 

Ortega reapareció en público este lunes, tras otra de sus prolongadas desapariciones, durante la clausura de la XXXII reunión plenaria de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América y el Caribe (Copppal), celebrada en Managua.

Por esas casualidades de la vida, Daniel Ortega vuelve al escenario el mismo día en que lo hace Kim Jong-un, el joven dictador norcoreano quien estuvo “desparecido” durante 40 días y 39 noches. 

“No habrá oro del mundo que me haga ceder”

El 10 de mayo de 2007, cuatro meses después de su toma de posesión presidencial, el presidente Daniel Ortega Saavedra anunció su más firme rechazo a la construcción de un canal interoceánico que usará las aguas del Lago Cocibolca y de la central hidroeléctrica de Tumarín argumentado “una sola razón”: La destrucción del medio ambiente, destrucción de las reservas naturales y bosques del Caribe así como la contaminación del lago más grande de Nicaragua.

Seis años después, Ortega Saavedra rompió con su palabra y compromiso como jefe de Estado y anunció la construcción del canal interoceánico, por la misma ruta que él condenó en 2007, y otorgó a la empresa brasileña Centrales Hidroeléctricas de Nicaragua, CHN, la concesión del proyecto de Tumarín.

“Yo no estaría de acuerdo (con el canal). Pienso que no podríamos arriesgar el Lago. Ni por todo el oro del mundo podemos arriesgar el Lago”, dijo Ortega.

“No habrá oro en el mundo que nos haga ceder en esto, porque el Gran Lago es la mayor reserva de agua de Centroamérica y no la vamos a poner en riesgo con un mega-proyecto como un canal interoceánico”, repitió Ortega hace siete años y cinco meses.

Parece que no fue necesario todo el oro del mundo… con una buena parte fue suficiente.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario