Sindicalistas y líderes sociales criminalizados por el gobierno, denuncia MRS | Nicaragua

criminalizan_protesta_socialEl Movimiento Renovador Sandinista (MRS) denunció este miércoles, a través de un pronunciamiento, la criminalización de que son víctimas diversos sectores sociales, entre ellos sindicalistas y dirigentes de organizaciones que durante los últimos días han protagonizado protestas en diferentes puntos del país, en contra de la actividad minera y a favor de la reivindicaciones de ex trabajadores cañeros en Chichigalpa.

La comunicación del partido disidente dice:

“Familias nicaragüenses de la Mina El Limón y de Chichigalpa están tocando todas  las puertas de la Policía y los juzgados para conocer del paradero, condición y situación de sus hijos y padres, que se encuentran detenidos, que fueron sustraidos de su jurisdicción y a quienes no se les ha permitido ver.

Humberto Rivas, Ramón Useda, Henry Gómez y  César Santos Pulido, son los sindicalistas de la Mina El Limónque se encuentran presos por demandar  a la B2Gold, protegida del régimen, el reintegro de dirigentes sindicales despedidos y el respeto al convenio colectivo.  Otros sindicalistas están siendo perseguidos y la Policía mantiene sitiado el poblado.

En Chichigalpa han sido detenidos Mariela Molina,  Luis Nicoya y Walter Flores Borge.  Dos de ellos pertenecen a la Asociación de Enfermos de Insuficiencia Renal Crónica “Nueva Esperanza” y luchan desde hace años por ser escuchados y atendidos acorde a la gravedad y precariedad de su condición y situación.  Como se sabe, miles de personas ya han muerto a consecuencia de esa enfermedad, sin que el gobierno haya proporcionado respuesta alguna a los trabajadores y a sus familias que sufren las consecuencias.

Ahora, el régimen trata de vincular la protesta de los cañeros del Ingenio San Antonio, que padecen de IRC con un grupo de pandilleros que actuó, como se sabe en Chichigalpa, para desaparecer papeles e información comprometedora de la gestión financiera de la Alcadía orteguista.  Sobre esta información, la Policía guarda silencio y vuelve la mirada hacia otro lado.

Los sindicalistas y líderes sociales presos, son rehenes del gobierno, que de esa manera pretende forzarlos a dejar de lado sus demandas y a paralizar su actividad reivindicativa.

De la misma forma  como el gobierno trata a los sindicalistas y cañeros, lo ha hecho con los líderes campesinos que se oponen al proyecto canalero y con los líderes miskitos que demandan el respeto a sus tierras ancestrales.

Desde el MRS, exigimos la liberación inmediata de los detenidos y la investigación transparente de los sucesos de la Alcaldía de Chichigalpa que comprometen a autoridades municipales y del partido en el poder.

Reclamamos al gobierno el pleno respeto a los derechos humanos, al derecho de organización, movilización y libre expresión del pueblo nicaragüense,a su derecho a la vida y a un trabajo digno, a vivir sin amenazas, ni violencia”.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario