Republicanos a mitad de camino de dominar el Senado

elecciones_intermedias_usaPoco han tardado los republicanos en recibir la primera alegría tras el cierre de las urnas en los primeros de los Estados clave para recuperar el Senado de Estados Unidos: Georgia, Carolina del Sur, Kentucky y Virginia. El senador de Kentucky, Mitch McConnell, vencía a su rival demócrata, Alison Lundergan Grimes, y abría así la serie de victorias -al principio de la noche lograban Virginia Occidental y poco después Arkansas y Dakota del Sur, arrebatados los tres a los demócratas- que esperan les dé como premio el control total del Congreso.

“Los votantes están hambrientos de un nuevo liderazgo y quieren garantías de que los que los dirigen están de su lado”, afirmaba McConnell, quien si se confirman las predicciones sobre el Senado se podría convertir en el próximo líder de la mayoría republicana en esta cámara, durante su discurso como vencedor.

Y aprovechaba para sentar la máxima que ha guiado a la oposición al gobierno del demócrata Barack Obama en estas elecciones que esperan celebrar a lo grande: “Esta campaña no era sobre mí o mi rival, era sobre un gobierno en el que la gente ya no confía que pueda hacer sus tareas básicas para mantenerlos seguros, proteger la frontera, proporcionar un cuidado digno a los veteranos”, enumeró.

La llave para que los republicanos recuperen el Senado está en 10 Estados: Colorado, Carolina del Norte, Georgia, Luisiana, Arkansas, Alaska, Kansas, Iowa, Kentucky y New Hampshire.

Al Cierre: No está fácil después de todo

Los primeros colegios electorales abrían sus puertas a las seis de la mañana en Estados de la costa Este como Virginia y 19 horas después cerrarán los situados en las Islas Aleutianas, en el Pacífico. En un país con seis husos horarios distintos, el resultado final puede alargarse hasta la madrugada (el de Alaska no se sabrá hasta el miércoles debido a la complicada geografía del Estado). La tensión ya existente podría alargarse hasta diciembre y enero si dos de los Estados en liza -Georgia y Luisiana- se ven forzados a convocar segundas vueltas al no obtener ninguno de los candidatos el 50% de los votos necesarios.

La llave para que los republicanos recuperen el Senado que perdieron en 2006 está en 10 Estados (solo 36 están en juego, ya que sólo se renueva un tercio de la Cámara Alta): Colorado, Carolina del Norte, Georgia, Luisiana, Arkansas, Alaska, Kansas, Iowa, Kentucky y New Hampshire.

Los republicanos necesitan ganar seis escaños para hacerse con el control del Senado. Si vencen en Colorado, Iowa, New Hampshire y Carolina del Norte podrían declarar la victoria

Un factor más para la incertidumbre. Kansas está en juego entre un veterano republicano, el senador Pat Roberts, 83 años, y el independiente Greg Orman, 45. Orman ha basado su campaña en la indefinición -votó en 2008 por Obama y en 2012 por Mitt Romney- y su victoria dejaría en suspenso el signo del Senado, ya que no ha confirmado con quien sumaría fuerzas. Los republicanos ya olían el triunfo esta mañana. “La victoria está en el aire”, decía en un mitin McConnell, quien acaricia ya su viejo sueño de dirigir el Senado.

Trinchera de la Noticia

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario