Reportan barrida laboral en Caruna | Nicaragua

carunaLa Caja Rural Nacional, Caruna, ha despedido a más del 25% del personal de sus 31 oficinas y agencias a nivel nacional, aseguraron extrabajadores de la empresa que pidieron el anonimato.

Los informantes dicen que la meta de la empresa parece ser “alcanzar una reducción equivalente al 50%” de la plantilla mientras toman medidas adicionales para reducir sus gastos. El masivo recorte (que podría llegar a 300 de un total 600 ejecutivos y empleados) comenzó semanas antes del lanzamiento de la campaña del 22 aniversario de su fundación.

CARUNA, R. L. es una cooperativa de ahorro y crédito fundada el 13 de octubre del año 1993 por 13 empresarios y líderes sandinistas “vinculados al sector agropecuario y una mujer incorporada como socia fundadora”.

La empresa es presidida por Jorge Martínez González, y el gerente general es Manuel Aburto Cruz.

Una trabajadora despedida dijo que se ha comunicado con otras de sus ex compañeras que les han dicho que “viven atemorizadas porque en cualquier momento esperan la carta de despedido”.

Los informantes afirman que Caruna pasa por una situación “difícil” y que los recortes masivos de personal podrían continuar si no “equilibran las finanzas internas”.

Nocivos efectos de cooperación venezolana en la caja

Mario Flores, economista experto en temas de políticas fiscales, advirtió que hace años se advirtió que el país empezó a correr un gran riesgo cuando los fondos de la cooperación venezolana fueron encomendados a CARUNA. Flores, miembro de la Comisión Económica de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, FUNIDES, estableció cuatro grandes riesgos vinculados a una inminente reducción del respaldo venezolano.

En el tema relacionado a la sostenibilidad de la deuda, Flores precisó que “a pesar de que la deuda proveniente de PDVSA sea reconocida como privada, el uso del 38% por ciento para programas sociales y la ratificación por parte de la Asamblea Nacional del Convenio Marco son elementos contingentes que en un eventual problema financiero de CARUNA podrían obligar al  gobierno de Nicaragua a asumir las obligaciones de esta institución financiera frente a PDVSA y con ello afectar la sostenibilidad de la deuda externa y el riesgo soberano”.

En un estudio elaborado recientemente por Flores y presentado por el FUNIDES, el economista precisó aspectos puntuales de los peligros del convenio de colaboración financiera firmado con Venezuela. Explica que este intercambio se aplica en “un esquema público privado”.

“El 50% por ciento de estos recursos ha sido manejado por la cooperativa financiera CARUNA en términos concesionales; y de estos, el 38% por ciento ha estado dirigido a las operaciones cuasi fiscales para financiar los subsidios a la energía eléctrica y el transporte, y entre 2010 y 2013, el bono salarial a cierta categoría de empleados del sector público. Este bono fue incorporado en el PGR (Presupuesto General de la República) a partir del 2014”, detalló Flores.

Derroche gubernamental golpea a Caruna

Sobre la ayuda de Venezuela indicó que “para el 2014 ya se observó una reducción de US$122.4 millones al pasar de US$558.0 millones recibidos en el 2013 (5.2 por ciento del PIB) a US$435.6 millones en el 2014 (3.7 por ciento del PIB). Esta reducción incluye la reducción del Bono Solidario que en 2013 alcanzó US$65.3 millones -el cual se incorporó en el Presupuesto a partir del 2014- y una reducción en el subsidio a la energía por US$29.4 millones”.

El gobierno, que ha sido señalado de gastar mucho o de inflar su planilla con fines partidarios, podría poner en peligro el balance fiscal del país.

“El pago de gastos recurrentes con recursos transitorios exponen al balance fiscal a una gran inestabilidad”, sostuvo Flores antes de precisar que “la caída del precio del petróleo en las finanzas públicas y en la economía de Venezuela plantea serias dudas sobre la continuidad de este programa de cooperación”.

El especialista explica que “el efecto de una disminución o interrupción de estos fondos estaría neutralizado por un aumento en la recaudación o una revisión a la baja de los subsidios debido al aumento esperado en el ingreso disponible del sector privado al recibir los beneficios de la caída de los precios del petróleo”.  Trinchera de la Noticia.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario