Reforma electoral pone más ruido a cuestionados comicios

Ilustración / Imagen de lacriba.net

Por Fidelina Suárez

Una reforma “express” que el presidente Daniel Ortega mandó con carácter de urgencia a la Asamblea Nacional y que ya fue aprobada, tensionó aún más las próximas elecciones municipales del próximo 5 de noviembre.

Nicaragua elegirá a alcaldes y concejales de 153 municipios sin que hasta el momento haya campaña electoral y sin que se publiquen los nombres de los candidatos, tanto del oficialismo como de la oposición.

 

 

Antes de la reforma electoral, se conoció que el Consejo Supremo Electoral, eliminó del Padrón Electoral a 1.2 millones de personas que no ejercieron su derecho al voto en las dos últimas elecciones.

Sorpresivamente, la reforma a la Ley Electoral (331) permite que el votante que no aparece en su Junta Receptora de Votos, sea incorporado en el momento de su sufragio, lo que a juicio de expertos, complicaría la observación y podría propiciar la duplicación del voto.

Ortega ha tenido que lidiar en estas elecciones, con la protesta de sus seguidores que en algunos municipios y cabeceras departamentales, se niegan a aceptar los candidatos impuestos por la pareja presidencial.

En algunos casos, se trata de candidatos que van por su tercer período. El oficialismo explicó que se realizaron encuestas para escoger a los más capaces pero las protestas siguieron el jueves en el norteño poblado de Sébaco.

El fantasma de la abstención, es el otro fenómeno que puede haber obligado a esta reforma. El voto cautivo de su militancia no está tan seguro como en otras ocasiones y a esto se suma el descontento de las personas que han sido despedidas de las dependencias del Estado.

El politólogo, José Antonio Peraza dijo a La Prensa que la reforma promoverá “un desorden electoral”.

“En términos más sencillos es votar a tu gusto y antojo y donde vos lo considerés o sea en cualquier circunscripción”, dijo Peraza.

Hasta el momento ningún movimiento político participante ha reclamado por la reforma que fue aprobada por los diputados de algunos de los partidos que van a la contienda.

Tampoco se conoce que organismos observarán las elecciones y si la OEA enviará a una misión, tal como se contemplaba en los acuerdos que se firmaron en febrero de este año.

Por el momento, ningún portavoz de ese organismo ha dado una declaración. En los comicios presidenciales del año pasado, donde se calculó una abstención del 70%, los principales observadores, provenían de los gobiernos del bloque del Socialismo del Siglo XXI.

Acerca de albaro24

Administrador y editor.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario