Rechazan propuesta de Ley de Seguridad Soberana | Nicaragua

Wilber López, jefe de la Bapli. / Imagen de Bolsa de Noticias.

Wilber López, jefe de la Bapli. / Imagen de Bolsa de Noticias.

Un proyecto de Ley de Seguridad Soberana, que considera amenazas las invasiones, terrorismo, narcotráfico y las maras en Nicaragua, fue rechazado hoy por los partidos de oposición, que creen permitirá al Ejecutivo interpretar cualquier acción como un atentado. “Esta propuesta de ley otorga mucha discrecionalidad a ellos (el oficialismo) sobre qué es seguridad soberana. Ellos van a poder decidir si una marcha atenta contra la seguridad soberana aunque sea pacífica, esas cosas no se pueden apoyar”, dijo a la agencia EFE el presidente del Partido Liberal Independiente (PLI), Wilber López.

El proyecto de ley creado por el Ejecutivo define seguridad soberana como “todos los ámbitos de seguridad de las personas, la familia, la nación; seguridad humana, seguridad ciudadana, seguridad alimentaria, seguridad agropecuaria, seguridad ambiental, seguridad interna y externa de la nación”. Con la llamada Ley de Seguridad Soberana, el Gobierno del presidente Daniel Ortega busca sustituir la vigente Ley de Seguridad Democrática (No.750).

La propuesta cambia el concepto de “seguridad democrática” por el de “seguridad soberana”, que es más incluyente y busca garantizar “la seguridad de las personas, de la vida, la familia y la comunidad, así como los intereses supremos de la nación”, según el presidente del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), Edwin Castro.

Incluye como amenaza el genocidio, espionaje, sabotaje, rebelión…

La misma establece como “amenazas a la seguridad soberana cualquier acto ilegal que atente contra la existencia del Estado nicaragüense y sus instituciones”. La iniciativa de ley también propone, como nuevas amenazas, la expansión de cualquier otro país sobre territorio nicaragüense, la delincuencia organizada trasnacional e ilícitos conexos, el ingreso y expansión de pandillas o maras, el terrorismo internacional y todo acto de financiamiento de organizaciones terroristas.

También incluye como amenaza el genocidio, espionaje, sabotaje, rebelión, traición a la patria, injerencia extranjera, actos ilícitos contra la seguridad de la aviación y de la navegación marítima y ataques a la seguridad cibernética y a la infraestructura. Asimismo, acciones severas de impacto ambiental, catástrofes y “cualquier otro acto, actividad o factor que atente contra el desarrollo integral de las personas, la familia y la comunidad”.

Entre los riesgos a la seguridad soberana, la iniciativa establece las catástrofes, los efectos del cambio climático “y cualquier otro factor que genere peligro a la seguridad de las personas, de la vida, de la familia y la comunidad, así como de los intereses supremos de la nación nicaragüense”. Las acciones estarán bajo “observancia” del Sistema Nacional de Seguridad Soberana, compuesto por ocho instituciones que están bajo el Poder Ejecutivo, entre ellas el Ejército, la Policía, y la Procuraduría. El proyecto de ley actualmente se encuentra en la Primera Secretaría del Poder Legislativo. Para entrar en vigor antes deberá ser dictaminado por una comisión del Legislativo, además de ser discutida y aprobada por el plenario. Carta Bodán.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario