Putin también anda vendiendo armas

vladimir_putinBrasilia. Rusia busca mercados. El Kremlin necesita vender los armamentos que produce su pujante industria bélica, pero mientras la cuota de exportaciones aumenta constantemente -en un 28% en la última década, según los datos del Instituto de Investigación sobre la Paz de Estocolmo (SIPRI, en sus siglas en inglés) – sus clientes históricamente más fieles han venido a menos. El colapso de la Unión Soviética ha implicado el progresivo alejamiento de los países de Europa del este de la órbita rusa, y las crisis en Oriente Próximo han cerrado las puertas de ese mercado. Así que Moscú ha posado su mirada sobre el principal candidato a remplazar los compradores perdidos: América Latina, con Caracas a la cabeza, informa el diario El País de España en su edición del martes.

El presupuesto militar en América Latina ha experimentado un crecimiento del 61% entre 2004 y 2013. Por eso “Rusia lo ha elegido como su objetivo comercial”, explica el investigador del SIPRI Siemon T. Wezeman. Esta decisión se debe a la desaparición de muchos clientes claves para Moscú. “Europa del Este ha ido dejando de comprar armas desde la disolución de la Unión Soviética. Irak y Libia se están abriendo a los proveedores occidentales, las adquisiciones iraníes están paralizadas por el embargo, y en Siria la guerra civil y la falta de fondos entorpecen el mercado. América Latina es uno de los pocos lugares con una perspectiva de crecimiento, ahí los rusos se han hecho mucho más agresivos en los últimos 10 años”, dice el periódico. 

Más países compran aviones rusos

United Aircraft Corporation (UAC), fundada en 2006 por el presidente ruso Vladímir Putin, ha disparado su volumen de exportaciones a la región: en 2009 ascendía a casi 15 millones de euros y el año pasado fueron 412 millones, casi 28 veces más, según los datos de la revista especializada IHS Jane’s. Este aumento “se debe principalmente a la venta de seis aviones de combate SU-30 a Venezuela, en el marco de un pedido total de 24 aeronaves [remplazarán el mismo número de F-16 estadounidenses]. Se terminarán de entregar en los próximos tres años, por un coste total de alrededor de 1.470 millones de euros”, detalla Ben Moores, analista de la publicación.

Venezuela, sin embargo, no es el único cliente de Moscú. Cinco de las 10 empresas internacionales que más exportan a América Latina son rusas, y sus compradores van más allá de Caracas. El segundo cliente de mayor envergadura de la UAC, por ejemplo, es México, que ha adquirido aviones SU-27 por un total de 735 millones de euros. El principal motor del gasto militar de este país -que junto con Colombia cuenta con EE UU como uno de sus proveedores más importantes- es la lucha contra el narco, así como en los países de América Central.

Trinchera de la Noticia

 

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario