Puma Energy pide exoneración de impuestos | Nicaragua

Estación de Puma Energy

Estación de Puma Energy

La transnacional Puma Energy enfrenta problemas para procesar el crudo en su refinería de Managua no solo por la drástica disminución de su capacidad de almacenamiento, como informamos la semana pasada en primicia, sino porque las “mezclas” necesarias para obtener los derivados del petróleo ha metido a la empresa en nuevos y serios aprietos.

Una carta con fecha 3 de octubre, dirigida por el ingeniero Jaime Batlle, gerente general de Puma Energy, Bahamas, S.A. ha agregado nuevas evidencias de la fragilidad que ha adquirido el país en cuanto al refinamiento y el almacenamiento de crudo. Por ende, hay inseguridad ahora en el futuro abastecimiento al consumidor de los derivados del hidrocarburo.

La semana pasada revelamos en primicia que Puma Energy le ha pedido a la Dirección General de Aduanas que modifique los procedimientos establecidos en la ley para el manejo y control aduanero de la recepción de petróleo en la terminal de Puerto Sandino.

En una carta dirigida a Eddy Medrano Soto, Director General de Aduanas, Batlle le dice que, al perder la mitad de los tanques de Puerto Sandino, a causa del incendio ocurrido hace dos meses, han perdido mucha capacidad para almacenar crudo.

Falta de crudo venezolano tensa producción

La situación descrita en la segunda carta de Puma Energy a la DGA es aún más grave. En esta el Gerente General de la trananacional le pide a Medrano la exoneración del pago de los impuestos de importación a petróleo que estarían importando de México y Colombia.

“Como consecuencia del fuego ocurrido el pasado mes de agosto en la terminal Puma en Puerto Sandino, el cual destruyó dos tanques de almacenamiento de petróleo crudo (con capacidad de aproximadamente 260 kB), hemos perdido la capacidad de recibir diferentes tipos de petróleo para mezclar y obtener la composición adecuada para procesar en Refinería”, inicia la carta.

A continuación, los tres párrafos cruciales de la misiva firmada por Batlle:

“Lo anterior, nos limita a recibir y procesar crudos “puros” para cumplir las especificaciones de los distintos productos (diésel y gasolina principalmente); la disponibilidad de dichos tipos de crudo en la región es limitado. Bajo estas condiciones estaríamos restringidos a crudos venezolanos, mexicanos y colombianos.

“Dado que la importación de crudo Mesa 30 procedente de Venezuela no ha estado disponible desde hace varios meses, estaríamos importando crudo de México tipo Isthmus; el cual, por el alto contenido de azufre, no se pueden procesar más de dos cargamentos consecutivos.

“Una alternativa que contribuiría a mantener las operaciones de Refinería es la de importar crudo Colombian South Blend /o Vasconia procedentes de Colombia; para lo cual solicitamos su aprobación para que dichos crudos sean exonerados de cualquier impuesto de importación, según lo establecido en la Ley 277, Ley de Suministro de Hidrocarburos”, concluye la carta.

Los problemas de almacenamiento

La primera carta revelando los problemas de Puma Energy y la refinería fueron expuestos a la Dirección General de Aduanas en una carta con fecha 30 de septiembre.

Esta dice en esencia:

“Como es de su conocimiento nuestra planta de recibo de petróleo crudo que está ubicada en Puerto Sandino sufrió pérdida total de dos tanques con capacidad de almacenamiento de 145,000 barriles cada uno. Esto limita la capacidad de almacenamiento de petróleo crudo a solamente dos tanques de capacidad máxima aproximada de 350,000 barriles entre ambos tanques, lo que restando los volúmenes no extraíbles de dichos tanques nos deja con una capacidad de recibo de 300,000 barriles aproximadamente”.

Agrega que: “Para atender el barco que nos entrega petróleo crudo a nuestra terminal, con parcelas aproximadas de 390,000 barriles, solicitamos de manera temporal, hasta que se reconstruyan los tanques que sufrieron daños, se autorice realizar cierres parciales al volumen descargado con el fin de realizar bombeo del petróleo crudo una vez descargado en uno de los tanques disponibles y hacer espacio suficiente para descargar el remanente de producto aún en el barco”.

“Cabe señalar que estos cierres parciales del producto descargado deberán ser medidos en presencia del representante de Aduana y el Inspector Independiente designado. Una vez realizada la descarga del petróleo proveniente en el cargamento, se procedería a elaborar por parte de la Administración de Aduana de Puerto Sandino el correspondiente RESA que nos permitirá iniciar la solicitud de exoneración de impuestos por medio del MODEXO-SIDUNEA WORLD y finalmente se presentará la declaración de importación cumpliendo todos los requisitos de ley”, concluye.

Trinchera de la Noticia

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario