Policía de Nicaragua presentó a “banda delictiva”

Aminta Granera, directora general de la Policía Nacional de Nicaragua / Imagen www.lajornadanet.com

Aminta Granera, directora general de la Policía Nacional de Nicaragua / Imagen www.lajornadanet.com

La Directora de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Elena Granera Sacasa, presente a ocho presuntos autores intelectuales y materiales de las dos emboscadas contra manifestantes sandinistas el 19 de julio pasado, en el que murieron cinco personas y 24 resultaron heridas.

En una extensa conferencia de prensa, Granera Sacasa hizo, con lujo de detalles, la reconstrucción de las emboscadas, desde su planificación, que ilustró con seis videos y una presentación en Power Point, ilustrada con fotografías de los acusados y de algunos de los elementos usados en los atentados, como fusiles AK, escopetas, camionetas y evidencias policiales.

La directora policial también presentó a ocho detenidos, con lo que la cifra de implicados sube a doce. Uno de ellos, de quien se presume sea uno de los principales ejecutores de la doble acción criminal sigue prófugo.

La primera comisionada Granera destacó la colaboración del Ejército de Nicaragua en la solución del caso que calificó de “sumamente complejo” y que fue “esclarecido en tiempo récord, gracias al trabajo de ambas instituciones, un caso de extrema complejidad”.

Uno fue parte del cartel de los Zetas

La banda “delictiva”, como la caracterizó la Policía Nacional, fue remitida a los tribunales de justicia bajo las acusaciones de cometer los delitos de conspiración, proposición, crimen organizado, asesinato, lesiones gravísimas, tenencia ilegal de armas de uso restringido y daño a la propiedad.

La primera comisionada Aminta Elena Granera señaló a José Cortez Dávila, de 61 años de edad, alias “Cobra”, “Gavilán” y “Coral”, con antecedentes en robo de automóviles, tráfico de indocumentados y fue procesado en Costa Rica por la muerte de una mujer.

Los detenidos son Leonel Póveda, de 48 años; Eddy Gutiérrez, de 37 años, quien disparó una escopeta calibre 12; y Rosendo Huerta, de 43 años, quien usó un fusil AK-47 apoyado por Zacarías Cano, de 41 años, de acuerdo a los resultados de las investigaciones policiales y del ejército.

Asimismo Jairo Obando, quien utilizó una escopeta calibre 12; José Meza, de 47 años; el transportista Wilfredo Balmaceda, de 54 años, y Pablo Martínez, de 55 años.

La jefa policial insistió en descartar el móvil con trasfondo político y aseguró que se trató de “un hecho delictivo criminal nunca antes visto” en Nicaragua.

Granera descarta vínculos políticos

Pese a que Wilfredo Balmaceda, de 54 años, es miembro del PLI, concejal del municipio de Ciudad Darío, cargo al que renunció en protesta por el fraude electoral del año 2012, la Directora de la Policía Nacional rechazó motivaciones políticas tras las emboscadas.

“Son criminales… No hemos encontrado vinculación ni indicios para afirmar que se trata de un acto político, se trata de una actividad criminal común”, dijo en conferencia de prensa.

En Nicaragua, agregó, “no tenemos grupo armados con fines políticos, tenemos bandas criminales que azotan distintas zonas del país”.

Aminta Granera dijo que los sospechosos han sido tratados “como criminales” y remitidos al Juzgado Único Penal de Audiencia de Matagalpa.

El pasado lunes, en la audiencia inicial, el Ministerio Público presentó acusación formal en contra de cuatro sospechosos, tres campesinos y el conductor Walter Balmaceda, por supuesta colaboración en el hecho sangriento.

Móvil, la duda que atormenta a la prensa

Una de las preguntas en que más insistieron los periodistas que asistieron a la conferencia de la Directora de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Elena Granera, fue en la motivación del grupo que demostró en la organización de los dos atentados tener la experiencia para cometer los crímenes.

Acerca del móvil, Granera dijo que no era necesario tener una motivación política, o perseguir un beneficio, para haber cometido los atentados. Usó como argumento central que los ejecutores de masacres en colegios y universidades de los Estados Unidos no tenían motivos políticos o reivindicativos para ejecutar tales tragedias.

“Me preguntaría: ¿Qué gana en EEUU las personas que toman un AK y matan personas? No necesariamente puede haber un robo de por medio para afirmar que es un hecho criminal”, dijo Granera Sacasa.

Sin embargo, los periodistas no quedaron satisfechos y repreguntaron acerca de qué motivo a estas personas a tomar más de un mes para planificar las emboscadas, poner dinero y recursos, reclutar a otros para los actos criminales.

Trinchera de la Noticia

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario