Peligran diez mil empleos en la industria azucarera | Nicaragua

Mario Amador Rivas, presidente de la Federación de Cámaras y Asociaciones Industriales de Centroamérica (Fecaica).

Mario Amador Rivas, presidente de la Federación de Cámaras y Asociaciones Industriales de Centroamérica (Fecaica).

La inestabilidad laboral pronto será una realidad en la industria del azúcar a consecuencia de la sequía. Unas 10 mil plazas de trabajo estarían cancelándose por los problemas ocasiones por el fenómeno de El Niño que se suma a la tendencia a la baja del precio por quintal en el mercado internacional.

“Indudablemente que sí”, dijo Mario Amador, tras ser consultado sobre si habrá desempleo por las afectaciones que han tenido los productores de caña de azúcar. “Una reducción del 15 por ciento en la producción implica menos inversiones en todos los sentidos”, lamentó Amador, quien es el gerente general del Comité Nacional de Productores de Azúcar.

Durante los últimos dos años el gremio ha estado buscando alternativas de mejores mercados, tras derrumbarse el precio en Europa. Se exploraron opciones en Asia y Norteamérica, pero el 2015 ha sido golpeado también por la sequía que, en el caso de Occidente, ha afectado a los productores por dos ciclos continuos.

“Hay menos inversión en las fábricas, en el mantenimiento y en el equipamiento de sistemas de riego. El sector emplea a unos 135 mil trabajadores, directa e indirectamente, pero hoy calculamos 10 mil empleos menos. Si hay menos producción, la zafra que utiliza máquinas será mayor, que la hecha con mano de obra”, explicó Amador.

plantacion_canaMiles de hectáreas esperan por las lluvias

En este momento hay una buena cantidad de hectáreas sembradas que esperan lluvias, una vez concluida oficialmente la canícula. En septiembre y octubre podría haber una mejoría del invierno, según los especialistas.

“La expectativa es que la segunda parte del invierno sea normal o mejor, aunque hay caña sembrada que no alcanzará su potencial de tonelaje. Por ahora se calculan 500 mil quintales menos, por debajo de la producción del año pasado”, explicó Mario Amador.

Se sabe de antemano que al terminar el ciclo de la cosecha de este año habrá una menor producción. De hecho, se estima que este sector podría tener una reducción de dso millones de quintales.

“Cuando inició el ciclo teníamos previsto sacar 16.7 millones de quintales, el cálculo se hizo en función de la inversión y la cantidad de tierra destinada para la siembra, pero ahora la expectativa es poder producir 15 millones”, indicó Amador. Trinchera de la Noticia.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario