Pareciera que ni Ortega cree en el canal | Nicaragua

el_pulso_de_la_semanaPor Edmundo Jarquín

Cuando se me pregunta si creo en el proyecto del canal interoceánico, en cuanto a si se construirá o no, suelo contestar que casi todos los días hay una razón para creer que sí, y una razón para creer que no. Y enumero algunas de esas razones. Desde luego, no me estoy refiriendo a la bondad o no del proyecto, sobre el que tantas dudas se han levantado en cuanto a su impacto ambiental y social, y su factibilidad económica-financiera, dudas que deberían ser solventadas antes de ponerlo en ejecución.

Cuando como beneficiario de la onerosa concesión apareció un empresario chino, lo que razonablemente se especuló era que el gobierno de China estaría detrás del proyecto. Era, entonces, una razón para creer que el proyecto, haciendo abstracción de otras consideraciones, se podía ejecutar ya que nadie duda de la capacidad ingenieril y financiera de China para acometer semejante proyecto.

Pero cuando el mismo empresario dijo que el proyecto sería financiado en bolsa, o en los mercados internacionales de capital, y no por el gobierno chino que tendría los recursos para financiar un concepto geopolítico y comercial de larguísimo plazo, en una decisión semejante a la que tomaron los Estados Unidos hace más de un siglo para construir el canal de Panamá, entonces tuvimos una razón para creer que el canal por Nicaragua no se construiría.

¿Y qué decir de la disparatada foto de “inicio de las obras del canal” el 22 de diciembre pasado, en que el empresario chino y toda la plana mayor de la Autoridad del Canal aparecieron con una gran manta y, detrás de ellos, menos maquinaria de construcción que la que puede observarse en una modestísima urbanización? Esa foto de la inauguración de las obras del canal parecía una broma.

Pues bien, ahora ha sido el propio Ortega quien se ha encargado de entregar una razón que hace pensar que ni siquiera él cree en el proyecto del canal.

Con motivo de la visita que realizó hace tres días el Presidente de Taiwán, Ma Ying-Jeou, los medios oficialistas informaron que el propio Ortega le solicitó que apoyaran la construcción de un puerto de aguas profundas en Monkey Point……que está a menos de seis kilómetros del puerto de aguas profundas Punta Águila, que estaría en la desembocadura del canal en el Caribe, según el mapa que el gobierno presentó cuando el año pasado con gran fanfarria anunció la ruta seleccionada para el mencionado canal.

¿En qué mente, con un mínimo de razón, cabe la posibilidad de tener dos puertos de aguas profundas con menos de seis kilómetros de separación?

Pero recordemos que del puerto en Monkey Point se ha hablado en más de una ocasión en el gobierno de Ortega. Una vez mencionaron que Irán lo construiría; hace poco en este espacio recordamos que la empresa brasileña Gutiérrez Andrade, que ha estado en las noticias por las investigaciones de corrupción que se adelantan en Brasil, también estuvo invitada por el gobierno para que evaluara la construcción del puerto; en otra ocasión se habló de que una empresa coreana lo construiría, y de tantos anuncios de proyectos milagrosos hasta se olvida que también se mencionó que uno de los países del golfo arábigo vendría a construir el tan mencionado puerto.

Mientras Ortega casi todos los días anuncia un proyecto milagroso que nos sacará de la pobreza, la realidad va por otro camino. Esta misma semana en La Prensa se informó que el gasto de capital del gobierno, como proporción del presupuesto general de gastos del Estado, ha descendido dramáticamente, al pasar del 35% en 2007, cuando se inició el gobierno de Ortega en esta etapa, al 25% de este año. Es decir, el gasto que genera la ampliación de la infraestructura y de la capacidad productiva ha venido disminuyendo, con lo cual las posibilidades de crecimiento futuro se reducen.

Es decir, si hoy no hay suficiente pan para todos, menos lo habrá mañana. Mientras tanto, el gobierno sigue en su festín como lo veremos en estos días de celebración orteguista, hasta que los nicaragüenses se cansen, y ya se están cansando.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario