Opositores piden anular sentencia CSJ | Nicaragua

PLIEl ex representante legal del Partido Liberal Independiente (PLI), Indalecio Rodríguez, solicitó hoy a la Sala Constitucional de Nicaragua que declare nulo un fallo que le quitó el poder sobre la institución y que prácticamente dejó fuera de las elecciones a los principales opositores en Nicaragua, reportó la agencia EFE.

“Pido a la honorable Sala Constitucional (de la Corte Suprema de Justicia, CSJ), declare la nulidad absoluta de la sentencia”, dice un recurso legal presentado por Rodríguez, quien junto al líder opositor Eduardo Montealegre perdió la representación del partido por una decisión judicial.

Entre otras cosas, Rodríguez, exdiputado ante la Asamblea Nacional(2007-2012), solicitó la nulidad de la sentencia porque la votación no se hizo con la participación de todos los magistrados, pues hubo dos sillas que no fueron ocupadas. Asimismo, el demandante señaló que un magistrado que se ha demostrado afín al sandinismo, Francisco Rosales, se refirió al contenido de la sentencia en más de una ocasión antes de ser emitida, por lo que se convirtió en un “juzgador implicado”.

El diputado Rodríguez argumenta en dicho escrito,  que la sentencia 299, emitida por la  Sala de lo Constitucional, es nula “absolutamente por haberse evadido, evitado y trasgredido normas procesales y sustantivas de la legislación nacional”.

Entre las violaciones a normas y procesos que aduce dicha sentencia está:

1-     Implicancia del juzgador, ya que el Presidente de la Sala Constitucional, Francisco Rosales, “emitió, no una sino varias veces opinión a través de la medios de comunicación de este proceso judicial, indicando además que esta tendría una trascendencia política y refiriéndose al contenido de la sentencia diciendo que se emitiría una “sentencia salomónica”.

2-     Integración irregular de la Sala: La Sala de lo Constitucional está integrada por seis magistrados que deben ser convocados debidamente para la vista y votación de la causa, sin embargo, en este cado el magistrado Carlos Agüerri, no fue convocado, según reveló en declaraciones periodísticas.

3-     Recursos de Amparos  fueron resueltos por la Sala casi cincos años después de radicados ante ella.

4-     Del acto administrativo objeto del amparo no se derivó violación alguna a derechos constitucionales del recurrente ni a los principios de legalidad y seguridad jurídica.

5-     El acto administrativo objeto del amparo fue consentido por el amparado.

6-     Existen errores evidentes en la apreciación de hechos relevantes para decidir por parte de la Sala Constitucional al confundir la Convención Nacional Extraordinaria con la Asamblea Delegataria celebrada en la misma fecha y atribuir a una de las calidades de la otra.

7-     La Sentencia No. 299, ampara a los recurrentes pero contradictoriamente reconoce validez a algunas de las consecuencias del acto recurrido respecto a uno de los recurrentes.

8-     La Sentencia No. 299 desconoce arbitraria y selectivamente hechos consumados.

9-     En la sentencia No.299 se invaden competencias privativas del Consejo Supremo Electoral

10-Falta de motivación de la sentencia, en este aspecto la Sala  de lo Constitucional consideró que el CSE no razonó ni argumentó las resoluciones del Recurso de Amparo o que lo hizo en forma diminuta, apreciación subjetiva y no fundamentada en la cual se basó para amparar al recurrente Pedro Reyes.

Por otra parte, Rodríguez insistió en que el caso fue resuelto a destiempo y la CSJ invadió la jurisdicción del Poder Electoral al emitir órdenes relativas a los comicios del 6 de noviembre próximo. El político solicitó además a la CSJ que resuelva “garantizando el Estado de Derecho, el respeto a los poderes políticos”, que “se expresa en procesos electorales libres, transparentes y competitivos, dirigidos por autoridades electorales independientes”.

La decisión de la Corte, ratificada el 15 de junio pasado, prácticamente sacó a la oposición de la carrera por las elecciones generales en Nicaragua, ya que otorgó la personalidad jurídica de la organización a un partidario considerado “colaboracionista” con el sandinismo. El PLI le fue otorgado a Pedro Reyes, quien hasta junio era un disidente de la oposición sin actividad política.

La oposición, bajo el liderazgo del empresario y excanciller Eduardo Montealegre, anunció que no participará en los comicios por considerar que el oficialismo los expulsó del proceso electoral. Nicaragua elegirá el 6 de noviembre a un presidente, un vicepresidente, 90 diputados nacionales y otros 20 ante el Parlamento Centroamericano. Carta Bodán.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario