Ola de indignación en Nicaragua por masacre

Por Fidelina Suárez

El Ejército de Nicaragua siguió guardando silencio tras denunciarse el asesinato de 6 personas, entre ellas 2 menores, a manos de tropas militares.

Hace 8 días, se conoció de la matanza en la comunidad la Cruz del Río Grande, Caribe Sur.

La explicación oficial de la Policía es que los muertos habían caído en un enfrentamiento con el Ejército y que se trataba de una banda delincuencial, involucrada en tráfico de marihuana.

Es ilegal que el Ejército de Nicaragua se involucre en estas tareas que son propias de la Policía, por tratarse precisamente de delincuencia común.

La publicación días después de una serie de fotos con los cuerpos quemados, mutilados y con signos de tortura, levantó a una creciente comunidad en las redes sociales, que denuncian los desmanes del gobierno de Daniel Ortega.

Poco a poco se fue conociendo la historia y que entre el grupo se encontraban una muchacha de 16 años un niño de 12, hijos de Francisco Pérez Dávila, quien se había rearmado para combatir al gobierno. Pérez Dávila era hermano de otro rearmado conocido con el alias de Colocho.

La indignacion ha crecido en Nicaragua al ver los cuerpos tirados en el monte, llenos de moscas. La Policía autorizó poco después que se les enterrara en una fosa común, sin autopsia, sin ninguna investigación y sin identificarlos.

Fue Lea Valle Aguirre, la viuda de Francisco Pérez Dávila, quien confirmó que sus dos hijos, Francisco Pérez Valle y Yojeisel Pérez Valle, salieron a encontrarse con su padre al que no veian hace tiempo. Valle Aguirre narró que pudo llegar el lunes al lugar de la matanza y supo por testimonios de vecinos que su hija violada, colgada y desnucada.

Su hijo fue acuchillado en los costados y manos, recibió dos disparos en el pecho. En tanto su marido tenía agujereada la cabeza, sin su masa encefálica. El horror de la mujer no ha finalizado porque según declaró a La Prensa, está siendo perseguida por el Ejército, tal como lo han hecho en los últimos 3 años. Las tropas pretendían que revelara la ubicación de su esposo y cuñado.

El director jurídico del Centro Nicaragüense de Derechos (Cenidh), Gonzalo Carrión, afirmó que el objetivo del Ejército era matar a estas 6 personas.

El Cenidh ha conocido de una gran cantidad de casos de represión, persecusión y hostigamiento contra campesinos para que revelen la ubicación o el paso de estos grupos de rearmados. El año pasado, 3 personas fueron asesinadas y torturadas en Quilalí, Nueva Segovia el propio día de las elecciones presidenciales.

El Obispo de Estelí, Monseñor Juan Abelardo Mata, fuerte crítico del gobierno, fue uno de los primeros en denunciar la presencia de grupos armados en las montañas del norte.

Mata exhortó a escuchar el clamor de los campesinos y prestarle atención al problema.

Acerca de albaro24

Administrador y editor.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Un comentario

  1. Así matan los gringos en Afganistán, e Iraq, Libia y Siria o los israelíes en palestina, ¿que dicen entonces los que dicen defender derechos humanos, aquellos son “terroristas” los que supuesta mente son opositores a Daniel ortega son perseguidos, pero cuando estos grupos asaltan, asesinan, a otros campesinos por no tener las mismas ideas que ellos tienen, los que dicen ser de derechos humanos callan….¿Porque? sera por que tienen orientaciones de quienes los defienden.

Deja un comentario