Oficialmente inicia el período de vacas flacas

fmi_ilustracionLa era dinámica de crecimiento robusto y creación de empleo ha terminado y se inicia una fase de cuasi estancamiento en las economías avanzadas. Esto coincidirá peligrosamente con niveles muy elevados de deuda agravando el peligro de moratorias. Es la última mala noticia procedente del equipo de análisis del Fondo Monetario Internacional en un momento de creciente preocupación por el riesgo de un impago griego.

La gran crisis financiera del 2008-2009 noqueó la economía mundial y es poco probable que se recuperen los niveles de crecimiento anteriores a la crisis, advierte el FMI en su informe de expectativas cuyas previsiones exactas se publicarán la semana que viene antes de la asamblea semestral en Washington.

El crecimiento en las economías avanzadas -Europa, EE.UU. y Japón- cayó del 2% al 1,5% – tras la quiebra de Lehman Brothers y la parálisis del sistema ce crédito a finales del 2008. El daño puede ser permanente. Solo se alcanzará el 1,6% en el periodo de 2015 a 2020 frente a más del 2% registrado en la primera década del siglo. EE.UU., rebasará esa medida, de modo que existe un peligro de estancamiento en la economía europea que sufre una generalizada falta de demanda y presiones deflacionistas. “Las crisis financieras pueden reducir de forma permanente el nivel de renta potencial debido a la caída de la inversión, el paro estructural y el descenso de la población activa”.

Cae a ritmo de vértigo optimismo en los BRIC´s

El peligro de un crecimiento raquítico ad infinitum se ve acentuado por factores estructurales en economías muy maduras, en las que los motores del crecimiento ya están gastados. El envejecimiento de la población y una desaceleración de la productividad, hace muy difícil que la economía mundial recupere las tasas de crecimiento del pasado. El FMI no se suma al tecnooptimismo en boga en Silicon Valley y Wall Street. La desaceleración de la productividad de la última década “parece reflejar la disminución del impacto sobre el crecimiento de los avances de tecnología de información”.

Mientras las economías emergentes crecerán más que las avanzadas, se desvanece a ritmo de vértigo el optimismo respecto a la era de los BRICs. El crecimiento medio en las economías emergentes bajara del 6.5% al 5,2% en el próximo quinquenio. China se enfrentará de forma mucho más rápida que las avanzadas en su día a los problemas de envejecimiento demográfico, y una desaceleración de la productividad. Si China no logra reequilibrar su economía mediante una contracción del crédito, la desaceleración de los emergentes será mayor.

El FMI advierte de que “el descenso del crecimiento potencial dificultará la reducción de la deuda publica y privada como porcentaje del PIB”. Esto es especialmente preocupante para la euro periferia en un momento de enorme preocupación en el fondo debido al riesgo de que Grecia no pueda reembolsar créditos del FMI por miles de millones de euros.

Trinchera de la Noticia

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario