Obras del canal no comienzan el 22… sólo la primera piedra

“Ya le he pedido apoyo a Daniel para que hagamos una empresa de turismo lacustre y queremos hacer una gran nacional de la Alianza Bolivariana para irnos sobre los lagos, promover el turismo, la pesca, el transporte”. Hugo Chávez en Managua.

“Ya le he pedido apoyo a Daniel para que hagamos una empresa de turismo lacustre y queremos hacer una gran nacional de la Alianza Bolivariana para irnos sobre los lagos, promover el turismo, la pesca, el transporte”. Hugo Chávez en Managua.

El próximo 22 de diciembre (a más tardar el 23), el gobierno del presidente Daniel Ortega colocará la primera piedra del “canal interoceánico” ante miles de empleados del estado y un puñado de empleados chinos de HKND.

Será la segunda vez que se coloca la primera piedra de una mega obra con un futuro dudoso, en la segunda era del sandinismo en el poder. El 20 de julio de 2007, los presidentes Hugo Chávez y Daniel Ortega colocaron la piedra número uno de la refinería el Supremo Sueño de Bolívar.

Ese día, el desaparecido líder venezolano llamó “lacayos del imperialismo” y “loros” a los dirigentes opositores que calificaron de irrealizable y engaño el proyecto que, siete años después, continúa estancado.

Aún más ambicioso y costoso, el proyecto del canal interoceánico no arrancará en la forma y fecha prometida, debido a que los organizadores del evento, la comisión estatal, no se ha puesto de acuerdo con la presidencia de la república si será el 22 o el 23 de diciembre.

Para uno de esos días, el gobierno reunirá a miles de trabajadores del estado en un sitio de Rivas que tampoco ha sido definido. El proyecto original apunta a que será Brito, pero otra idea plantea que sea en la carretera sur en el sitio en donde habrían comenzado a construir la trocha, suspendida la semana pasada luego de que HKND declarara desierta la licitación.

El proyecto de programa indica que el presidente Daniel Ortega y el concesionario chino Wang Jing colocarían la primera piedra, en una especie de monumento que será el mudo testigo del día en que “arrancó” la mega obra.

Los organizadores se inclinan por hacer el acto masivo el 22 de diciembre, día lunes, en horas de la tarde. Pero la última palabra la tiene la presidencia de la república.

También hay un Plan B y es que el acto sea menos masivo, con todo el gabinete de gobierno y poderes del estado, fuerzas armadas y representantes del sector privado, al final del día y siempre presidido por Ortega y Wang.

Lo que está confirmado es que la trocha no comenzará ese día. El proceso de licitación sería reabierto hasta enero del próximo año. Algunas fuentes empresariales no descartaron que trabajadores chinos lleguen al país para construir la carretera macadamizada.

Los equipos a usar serían alquilados al sector privado o al gobierno.

Una película conocida

El 20 de julio del 2007 presidente venezolano Hugo Rafael Chávez Frías y el presidente Daniel Ortega Saavedra colocaron la primera piedra del “Complejo Industrial El Supremo Sueño de Bolívar”, el proyecto de una refinería que procesaría 150,000 barriles de crudo al día.

Como en el caso del canal interoceánico, en un hecho poco recordado ahora, los dueños de la obra, Albanisa y Pdvsa, encomendaron la construcción de la refinería al grupo chino CAMC Engineering Co., Ltd. (CAMCE).

Dos contratos para construir la primera etapa del complejo industrial fueron suscritos por el vicepresidente de Albanisa, Francisco López, y el vicepresidente de CAMCE, Shen Wei, en un acto que tuvo la máxima difusión de los medios oficialistas.

La primera fase de construcción de la refinería fue calculada en $233 millones de dólares y las otras dos fases superarían los seis mil millones de dólares.

El proyecto contemplaba que la refinería proporcionaría a Nicaragua los combustibles necesarios para cubrir la demanda nacional, unos 50.000 barriles de crudo, y el resto -cien mil- se exportaría a Centroamérica.

La compañía china tenía un plazo de 20 meses para hacer la primera fase y se dice que hubo un desembolso de $183 millones de dólares para elaborar la terminal de la refinería, que incluían los tanques de almacenamiento de gasolina, diésel, fuel oil o búnker, gas y gasolina de avión.

CAMCE ganó además la licitación de un contrato por 50 millones de dólares para construir 3,8 kilómetros de tubería submarina que servirían para transportar el combustible hasta los tanques de almacenamiento, precisó López.

El vicepresidente de Albanisa indicó que la nueva terminal tendrá capacidad para almacenar 1,080.000 barriles entre diésel, gasolina, búnker y gas.

El plazo del contrato suscrito venció a mediados del año 2010 y hoy en día unos seis depósitos de combustibles y un complejo de viviendas para los técnicos es lo que distingue a la inmensa pradera seca de su imagen previa.

Trinchera de la Noticia

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario