Nueva fricción entre la presidencia y empresarios | Nicaragua Cosep

El Ministerio del Trabajo y los sindicatos sandinistas ratificaron la aplicación del salario mínimo fijado en febrero pasado sin el respaldo del COSEP.

El Ministerio del Trabajo y los sindicatos sandinistas ratificaron la aplicación del salario mínimo fijado en febrero pasado sin el respaldo del COSEP.

Un nuevo punto de fricción entre la presidencia de Daniel Ortega y los empresarios surgió este jueves a menos de 24 horas de que fueran instaladas las mesas de trabajo de la comisión de seguimiento que se encarga de escuchar y resolver las demandas de los empresarios.

El Ministerio del Trabajo y los sindicatos sandinistas ratificaron la aplicación del salario mínimo fijado en febrero pasado sin el respaldo del COSEP. Esta organización emitió un pronunciamiento en que señala que “conforme nuestra posición gremial expresada el pasado 27 de febrero, cuando el gobierno a través del Ministerio del Trabajo (MITRAB), decidió aprobar el salario mínimo que regirá para todos los sectores económicos del país de manera unilateral; el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), no ratificó el ajuste salarial para el segundo semestre del año”, dice una nota de prensa de la entidad privada.

La declaración continúa:

“Como COSEP valoramos que este es un esquema de negociación ya agotado que no puede seguir siendo apuntalado por una ley que no solo está fuera de contexto sino que es anti económica, anti negociación y anti país.

“En las dos últimas negociaciones (2014 y 2015) no ha habido acuerdo tripartito, lo cual obedece a la comprensión del sector privado de que la ley y la variable que se ha utilizado ya logró su objetivo, y que frente a las nuevas realidades regionales y mundiales, debe pasarse a otro esquema de negociación que incluya elementos de productividad, mejora de la competitividad y promoción de las inversiones; todo lo cual ha sido ignorado por sindicalistas y autoridades de gobierno”, concluye la declaración.

Gobierno pone una “pistola en la cabeza” a empresarios

La declaración del COSEP dice que “es necesario que se tome conciencia que se está beneficiando al grupo directo de trabajadores que reciben salario mínimo en el sector formal (solamente 8.25% del total de ocupados) pero castigando con una mayor inflación a todos los demás trabajadores del país tanto formales como informales que no gozan de salario mínimo”.

Afirman que “se está provocando que los diferenciales entre el salario mínimo y los crecimientos salariales promedios afecten negativamente la mejora del salario promedio para todos los trabajadores, sino que también en el caso del sector privado esto nos provoca distorsiones de dos tipos. Por un lado, estamos promoviendo la informalidad del país que es uno de los mayores desafíos que tenemos, y por otro, estamos creando una distorsión salarial entre los profesionales y los no profesionales”.

Los empresarios del COSEP dicen también que “se está ignorando que el sector privado ya asumió otro punto porcentual en el tema de la reforma del INSS sin que haya costo alguno para los trabajadores. Y que las prestaciones sociales alcanzan 47% en la formalidad, lo que nos está dejando con poco margen de maniobra para poder competir en los mercados nacionales e internacionales.

“Por ello, estaremos valorando con nuestras Cámaras y Asociaciones si tiene sentido seguir sentándonos a futuro bajo este esquema por el cual ya entramos con una “pistola en la cabeza” que impide una real y efectiva  negociación; y en donde paradójicamente para las empresas formales que  impulsan  el crecimiento del país, se les castigará año con año con altos costos laborales para sus empresas”, concluye la nota informativa.

Trinchera de la Noticia

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario