“No nos matemos unos a otros”: Doña Violeta | Nicaragua

Doña Violeta el 25 de febrero de 1990.

Doña Violeta el 25 de febrero de 1990.

“La única bandera a que yo pertenezco es aquella bandera azul y blanco que es con la que yo nací en Nicaragua, porque nunca me he ido de esta patria. Solamente me autoexilié con Pedro por dos años, cuando Somoza lo confinó a San Carlos, al puerto lacustre y realmente no se podía vivir”.

Esta frase es parte de una de las respuestas a una entrevista hecha a doña Violeta Barrios de Chamorro, entonces presidenta de la república el 23 de febrero de 1990, en ocasión del tercer aniversario de su triunfo electoral como candidata de la Unión Nacional Opositora (UNO), en los comicios del 25 de febrero de ese mismo año.

Su respuesta fue a la pregunta si en ese momento ella pensaba formar un partido político. Pese a haber sido la candidata de la UNO, algunos partidos que integraron esta coalición estaban hablando de realizar un referéndum para acortar el período presidencial de la señora Chamorro de 6 años y nueve meses— seis años y un parto, como ella dijo en varias ocasiones.

Sus palabras continuaron: “yo aquí moriré, no me he ido, no he tenido ni uno, ni dos, ni tres, ni cuatro pasaportes”.

Chamorro dijo además que “yo quisiera que ahora todo el mundo fuera nacionalista, y que todo lo que pasó, pasó, Que se olviden y hagamos borrón y cuenta nueva y que nos perdonemos unos a otros, construyamos nuestra Patria, Que no estemos pensando que vamos a seguir viviendo de la caridad pública”.

“La guerra ya se terminó… no volverá”

Dado que a su gobierno le tocó llevar a cabo una triple transición en el país en ese período, Doña Violeta siempre dijo que no quería que la guerra volviera al país. En ese momento de la entrevista había sectores incluso en los Estados Unidos que estaban hablando de la posibilidad de un retorno del conflicto bélico de los años 80.

“No, no… mirá… no va a ocurrir. Dios quiera que no ocurra, yo no creo que el presidente de Estados Unidos en este momento quiera financiar una guerra. Él anda buscando la paz por todo el mundo. No, no, ese es un disparate. La guerra ya se terminó. Aquí nosotros hemos enterrado las armas. No nos matemos unos a otros, vivamos como nicaragüenses, busquemos como reconstruir de nuevo nuestra Patria, hagamos un perdón”.

En cuanto al rol nuevo del Ejército en ese período posguerra, la entonces mandataria comentó: “No es que yo menosprecie a las personas que trabajan en el Ejército, sino que quiero que sean muchachos bien capacitados, bien instruídos y suficientemente para velar por la ciudadanía del país, como decía el héroe nacional Augusto C. Sandino.

Un tema polémico del momento era la permanencia en la jefatura castrense del General Humberto Ortega Saavedra (quien dejó el cargo en febrero 1995, un mes antes que doña Violeta fuera al Vaticano a invitar al Papa Juan Pablo II para su segunda visita a Nicaragua).

La entrevista completa será publicada en Trinchera de la Noticia.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario