Nicaragüenses residentes en California entregan donativo a hogar de ancianos

delegación de UNA conformada por Eddy María Montiel, Lourdes Gómez, Mauricio Gómez, Rigoberto Flores, Mirna Flores y Jorge Bonilla visitaron el Asilo de Ancianos San Vicente de Paul en Jinotega

delegación de UNA conformada por Eddy María Montiel, Lourdes Gómez, Mauricio Gómez, Rigoberto Flores, Mirna Flores y Jorge Bonilla visitaron el Asilo de Ancianos San Vicente de Paul en Jinotega

Colaboración de Karla Chávez

Unidad Nicaragüense de Amistad (UNA), organización civil que opera desde California, Estados Unidos, entregó  un importante donativo al asilo de ancianos de Jinotega. El objetivo principal es contribuir a la  manutención de alrededor de 62 personas de la tercera edad.

Muchos de ellos ya no tienen familia, como es el caso de Carmelita Herrera, quien reside en este lugar desde hace más de 10 años y arribó a sus 112 años con mucha vitalidad; aunque no escucha, se moviliza por los pasillos del hogar apoyándose en su bastón.

Don Zacarías Castro Úbeda, nacido y criado en Jinotega, nos cuenta que Dios le dio una buena esposa con quien procreó cuatro hijas, todas casadas. “Soy pobre, pero me siento feliz, acá nos dan de comer y nos atienden,” aseguró don Zacarías. A sus 76 años está consciente del peligro que corren en las calles las personas mayores.

La misión de llevar hasta el Centro San Vicente de Paul un aliciente para que  el asilo cuente con mayores recursos, tomó por sorpresa a la directora Nubia Reyes. La comitiva fue conformada por miembros de UNA. La Licda. Reyes les expuso las principales demandas del hogar, una de ellas es la falta de fondos para gastos de servicio eléctrico y  suficientes víveres para proveer de una alimentación balanceada a los adultos mayores.

La directora de este centro destacó el apoyo de los estudiantes de secundaria que donan artículos de limpieza y aseo personal. Asimismo, reciben granos básicos y apoyo del Ministerio de la Familia, pero no lo suficiente para darles una alimentación que brinde una buena nutrición de los internos, por lo que los empleados salen a pedir al mercado, muchas veces con poco éxito.

La directora anunció que pronto dejará sus funciones por problemas de salud y espera que con la ley a favor de las personas de tercera edad, los familiares y la sociedad en su conjunto se responsabilicen para mantener el funcionamiento del centro, ya que las necesidades que se presentan son muchas, especialmente para garantizar material de enfermería y realizar curaciones como: guantes, alcohol y vendajes.

Atendiendo a esta solicitud los miembros de UNA realizaron esta donación el Día de la Felicidad, el 20 de Marzo del 2015, contando con el esfuerzo de personas altruistas de diferentes lugares de California.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario