Nicaragua y Rusia elaboran convenios en pesca, farmacia y transporte aéreo

El presidente ruso considera que Nicaragua es un “socio importante” para su país. / Imagen de El Nuevo Diario.

El presidente ruso considera que Nicaragua es un “socio importante” para su país. / Imagen de El Nuevo Diario.

Nicaragua y Rusia están elaborando contratos de cooperación en las áreas de farmacia, pesca y aviación, informó a RIA Novosti Piotr Pankrátov, representante comercial de la Embajada de Rusia en Managua. “Los proyectos de cooperación en farmacia, pesca, aviación y posiblemente energía están en la etapa de elaboración de contratos”, dijo el funcionario sin precisar de qué proyectos se trata.

Anteriormente, el primer vicepresidente de Aviones Civiles de Sukhoi, Evgueni Andráchnikov, comentó a RIA Novosti que esta compañía presentó al Gobierno de Nicaragua las propuestas sobre la creación de una compañía aérea nacional, cuyo parque en la primera etapa se compondría de cinco aviones rusos Sukhoi SuperJet 100.

En 2014, en el marco del Foro Económico Internacional de San Petersburgo, el Instituto de Sueros y Vacunas de esta ciudad, la compañía rusa Microgen y el Instituto Nicaragüense de Seguro Social firmaron un acuerdo sobre la institución en Nicaragua de una empresa mixta con el fin de promover productos inmunológicos rusos en mercados de América Central. Según Pankrátov, Nicaragua también está muy interesada en importar productos rusos, como maquinaria agrícola, automóviles y equipos de aviación.

Exportadores todavía no aprovechan embargo alimentario

A juicio del ministro consejero, “es el mejor momento para exportar nuestros materiales y artículos gracias a la diferencia de los tipos de cambios”, pero la crisis económica en Rusia obstaculiza la realización de estos planes porque “para los exportadores el acceso a los créditos es muy difícil o son muy caros”.

Los exportadores de Nicaragua todavía no están en condiciones de aprovechar plenamente el embargo alimentario que Rusia impuso en respuesta a las sanciones occidentales, afirmó Pankrátov. “Todavía no lo aprovechan en pleno, el problema consiste, en particular, en que sus volúmenes de la producción no son tan importantes, por lo que necesitan producir cantidades adicionales”, dijo.

Otra dificultad es que tanto los suministros nicaragüenses a Rusia como en el sentido contrario se canalizan a través de terceros países, añadió. Hablando sobre el potencial de exportación, Pankrátov recordó que Nicaragua vende tradicionalmente productos agrícolas de alta calidad, que siempre son orgánicos, como carne de res, café y cigarros.

Buenas perspectivas para Rusia

La participación de Rusia en el Sistema de Integración Centroamericana (SICA) tiene buenas perspectivas, según Pankrátov. “El mercado de cada uno de los países miembros no es grande, pero juntos tienen una población de 60 millones e importan bienes industriales por 50.000 millones de dólares anuales; (…) es un mercado en el que podríamos encontrar un nicho”, dijo. El representante de Rusia precisó que se trata de “distintos productos: alta tecnología, máquinas, tal vez materiales de construcción y abonos”.

El 26 de marzo de 2015, el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, solicitó ante sus homólogos del SICA la adhesión de Rusia en calidad de observador. Este estatus, continuó Pankrátov, “significa para nosotros un diálogo político con este sistema de integración”. El ministro consejero agregó que, además de los contactos políticos, Rusia amplía la cooperación económica con el SICA. “En 2011 se inauguró en esta región la representación comercial de Rusia en Nicaragua; de iure es una embajada concurrente en tres países: Nicaragua, Honduras y El Salvador”, puntualizó.

Al mismo tiempo observó que Rusia “no podrá de momento rivalizar con los socios tradicionales (del SICA)”. Todos los países de América Central forman parte del SICA, un mercado común que, según Pankrátov, realmente funciona. Rusia, agregó, va desarrollando de manera activa los lazos con la región. “La única limitación es que el mercado común del SICA no es una unión aduanera, lo que significa que las mercancías (…) importadas de terceros países no pueden circular libremente”, matizó.

El canal interoceánico de Nicaragua

El estudio de factibilidad técnica y económica y las conclusiones sobre el impacto ambiental de la construcción del canal interoceánico en Nicaragua se publicará probablemente en mayo, aseguró Pankrátov. “Lo que pasa es que todos están a la espera del estudio de factibilidad, pieza clave para los inversionistas y participantes del proyecto, pero los chinos continúan postergando su publicación. La última fecha anunciada fue el mes de mayo”, dijo.

Previamente el jefe de la diplomacia de Rusia, Serguéi Lavrov, comentó que el país considera la posibilidad de participar en la seguridad del canal, si es que las autoridades nicaragüenses así lo solicitan. Ante esto, Pankrátov aclaró que más que las autoridades locales, son los chinos los que tienen la última palabra.

“Hay que tener en cuenta que la concesión está en manos chinas en un 100%, por lo que serán ellos los que tomarán las decisiones sobre licitaciones, inversiones, etc.”, aclaró el representante. Las faenas de construcción del canal interoceánico de Nicaragua se iniciaron el 22 de diciembre, su costo asciende a los 50.000 millones de dólares. El principal inversionista es la empresa china HKND. Se prevé que el canal de Nicaragua permitirá el paso de unos 5.100 barcos al año y que no tardarán más de 30 horas en transitarlo.

Carta Bodán

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario