Nicaragua: Terremoto abrió una grieta de 20 kilómetros de longitud

 

Imagen de El 19 Digital

Imagen de El 19 Digital

El terremoto de magnitud 6.2 en la escala de Richter, ocurrido el pasado 10 de abril en el norte de Managua, abrió una grieta de 20 kilómetros de longitud, confirmó el Gobierno de Nicaragua. La grieta, clasificada como “falla geológica” por el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), fue originada por el movimiento telúrico, precisó la coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo.

El terremoto, seguido de otros dos de magnitudes 6.7 y 5.6 el domingo pasado, dejó como resultado dos personas muertas y miles de damnificados y casas dañadas, publicó EFE. En sus 20 kilómetros de extensión, que comienzan en el municipio de Nagarote, a cinco kilómetros de la costa, la grieta se introdujo por debajo del lago Xolotlán y atravesó la isla Momotombito, según el reporte oficial. “En la misma alineación de esta falla, entre el volcán Momotombo y San Francisco Libre (al norte del Xolotlán), se detectó una importante falla, que viaja a través de un río en dirección noreste, pudiendo ser la continuación de la falla principal”, indicó Murillo. Imágenes de televisión del Gobierno mostraron que la abertura de la tierra llegó a ser de varias decenas de centímetros de anchura en algunos puntos.

Científicos de al menos siete países, que se encuentran en Nicaragua estudiando el fenómeno, descubrieron otras tres fallas geológicas de menor tamaño cercanas a los volcanes Apoyeque y Momotombo, zona en la que se han producido miles de réplicas del sismo principal. Ni la misma Iris, Diosa de la Discordia, hubiera desplazado pocos centímetros alrededor del volcán Apoyeque, aunque una inminente erupción fue descartada.

Carta Bodán

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario