Nicaragua enfrenta nueva amenaza por fenómeno “El Niño” | Clima

Ilustración / Imagen de El Nuevo Diario

Ilustración / Imagen de El Nuevo Diario

El fenómeno climatológico “El Niño” afecta nuevamente el llamado “corredor seco” centroamericano, el cual abarca distintas provincias del occidente y norte de Nicaragua, publicó la agencia Xinhua. El experto del área de Cambio Climático del centro ambientalista “Alexander Humboldt”, Roderick Cano, advirtió el pasado 26 de enero que el fenómeno persiste en 2016 y es el más intenso del que se tenga constancia en 136 años de registros meteorológicos.

Dijo que “El Niño” puede tener severas consecuencias entre la población del país centroamericano ubicado en el “corredor seco”. Esta franja está conformada por las provincias nicaragüenses de Chinandega y León (oeste); Estelí, Nueva Segovia y Matagalpa (norte); y Carazo (sur). “‘El Niño’ de ahora se extendió hasta los litorales de América Central y Norteamérica, y eso no había ocurrido, por lo cual este fenómeno atmosférico, más el cambio climático, parece que nos van a traer problemas graves”, externó Cano.

Dijo que esperan que el primer período lluvioso “sea bastante seco y se regularice hasta julio o agosto próximo”. Explicó que el cambio climático ha incidido en que “El Niño” sea más intenso este año, lo que está relacionado con una disminución en las precipitaciones. Cano comentó que hay registros históricos con mapas e imágenes de satélites, en los que el año de 1997 aparece bastante fuerte en una imagen infrarroja.

Está en su punto más álgido

El especialista expuso que el fenómeno está en su punto más álgido y ha comenzado a descender, “pero este descenso sería hasta agosto próximo, es decir, el verano se podría prolongar hasta julio o agosto”. Debido a estos propnósticos, puede tener severas consecuencias sobre todo para la población ubicada en las provincias de la llamada zona del “corredor seco”.

Expresó que “ojalá” se equivoque y en lugar de ausencia de lluvia haya mucha agua, pero se pronostica la misma tónica del año pasado, con muchos productores afectados a causa de la sequía. Por su parte, la subdirectora del Centro Humboldt, Xitlali Sandino, sostuvo que el monitoreo climático es parte de un trabajo conjunto con la población, con el apoyo de productores de la zona norte y occidente de Nicaragua.

Dijo que este año se puede prolongar el verano nicaragüense hasta julio o inclusive agosto, región en que la época lluviosa se presenta cada año entre los meses de mayo y noviembre. Dentro del “corredor seco” se localizan 33 de 153 municipios nicaragüenses, los cuales tuvieron afectaciones a la producción de granos básicos por la irregularidad de las precipitaciones en 2015.

Gobierno: Emergencia se encara con “acciones” concretas

Con la prolongación del verano, resultarán afectados agricultores de la zona que no cuentan con recursos o financiamiento para sistemas de riego. Pobladores de la zona han cambiado incluso sus hábitos alimenticios ante la severidad de la sequía, donde el cultivo de sorgo reemplaza al de maíz y frijol que se perdieron. Los habitantes de estos municipios tampoco tienen agua para reiniciar sus actividades agrícolas, ya que la sequía del año pasado no les ha permitido recuperar el manto acuífero que toma años en recargarse.

Una solución para recuperarlos es la construcción de reservorios de agua, pero para ello se necesita la llegada de las lluvias. De acuerdo con el centro “Alexander Humboldt”, los daños a las fuentes hídricas causados por la sequía son serios y se requiere de tiempo para revertirlos. En tanto, el asesor en Asuntos Económicos de la Presidencia de Nicaragua, Bayardo Arce, señaló a la prensa que la emergencia se encara con “acciones” concretas al llevar alimentos a los pobladores del “corredor seco” para paliar la situación de hambruna.

Estos paquetes entregados semanalmente contienen 4 kilos y medio de arroz, la misma cantidad de frijol, poco más de 2 kilogramos de maíz, casi 1 kilo de sal y un litro de aceite. El gobierno anunció a principios de este mes la entrega de más de 40.000 paquetes de alimentos hasta abril próximo a familias del “corredor seco” en atención a la emergencia climática, como se hizo el año pasado. El Ministerio de Salud (Minsa) mantiene por su parte brigadas de médicos, enfermeras y voluntarios para atender a la población de la zona. La administración nicaragüense recibe también asistencia internacional en la elaboración de un Plan Nacional de Irrigación que rompa con la dependencia agrícola de las variaciones climáticas. Carta Bodán.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario