Nicaragua: Censo de expropiación en lo fino para construir canal chino

Daniel Ortega y Wang Jing.

Daniel Ortega y Wang Jing.

Por Surama Flores / Hagamos Democracia

Periodismo ciudadano

Ciudadanos de Tolesmaida, Santo Domingo, en el departamento de Rivas, fueron agredidos por la Policía de Nicaragua por protestar en una marcha pacífica contra las expropiaciones del Canal Interoceánico.

“Sólo la participación del pueblo puede detener esto para bien de los nicaragüenses y el medio ambiente”, dijo Vladimir Alonso, poblador de la zona.

Por su parte, el señor Rodrigo Velázquez, líder comunitario del Obrajuelo, ha dicho que los chinos han venido varias veces rodeados de policías, entran sin permiso a las casas, empiezan a tomar fotos, y a tomar medidas a las propiedades, obligando a la firma de unos papeles, “yo no he firmado porque no tengo nada que firmar, ni me obligarán”, dijo.

Las reformas a la Constitución son un adefesio que ahora permiten a estas personas que andan haciendo el censo de expropiación, sacarte de tu casa sin importar los años de vivir ahí, la producción que tenga en su casa, ni de lo que sobreviva la población.

Algunos de los pobladores no quisieron hablar por miedo, y sólo refirieron que les habían ordenado detener las construcciones que estaban realizando, un pozo por acá y otras paredes de ladrillo por allá. Pero otros, como Octavio Membreño, un abuelo pescador que iba en un carretón con Andrés, su nieto, dijo que los chinos les prometieron que sólo les iban a pagar por la estructura de su casa. “Dijeron que nos iban a dar otro lugar, pero hasta allí… están como engañándonos, porque a uno le dicen una cosa y a otro otra”, lamentó.

Al estar Obrajuelo afincado en las costas del Cocibolca, las tierras pertenecen a la municipalidad de San Jorge, son “ejidales”, aseguró Octavio Ortega, presidente de la Fundación de los Municipios de Rivas (FUNDEMUR).

“Las Comunidades de Río Grande y Obrajuelo van a desaparecer, pero no te dicen dónde te reubicarán… te compran a precio de catastro y con eso tenés que buscar dónde irte”, explicó Ortega, haciendo referencia a que las casas en estos sitios son precarias y el pago por ellas calcula no será alto.

Según el líder comunal, Velásquez Flores, un anciano de 80 años que anda en bicicleta sin problemas a pesar de tener una hernia en el estómago, los funcionarios que llegaron de Managua hablaron de reubicación, pero no del lugar adonde serían trasladados.

“Nosotros no queremos salir de aquí porque son herencia de nuestros padres y madres… Somos nicaragüenses, campesinos y el gobierno lo que está haciendo es dándole protección a los chinos comunistas de allá de largo y sacarnos a nosotros. Me parece que eso no es conveniente”, sentenció Velásquez Flores.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Un comentario

  1. J. El Fakir Alérgico.

    La humillación a la que están siendo sometidos nuestros hermanos campesinos por caprichos oscuros del Estado nicaragüense, es una vergüenza nacional. La bota oprobiosa extranjera una vez más pisotea al pueblo, por la perfidia mezquina del Gobierno en función. La historia ya nos lo ha dicho antes, y no dejará de gritarlo hasta dejarlo claro; que errores como estos, se cobran y pagan muy caros.

Deja un comentario