Nicaragua busca alternativas para rehabilitar vestigios arqueológicos | arqueología

Huellas de Acahualinca

Huellas de Acahualinca

Autoridades de Nicaragua y arqueólogos de varios países se reunieron en Managua para buscar alternativas para rehabilitar el Museo de Huellas de Acahualinca, cuya infraestructura fue dañada por las intensas lluvias, informó la agencia Notimex. El director de Patrimonio Histórico de la alcaldía de Managua, Clemente Guido, dijo que en el encuentro se analizó la problemática de la conservación de las Huellas de Acahualinca, sobre todo en la Fosa 1, donde hay 459 huellas fósiles del periodo Holoceno tardío. Los vestigios se encuentran bajo riesgo, indicó Guido, quien explicó que hasta el momento se ha trabajado en la limpieza del lugar.

Sin embargo, se requiere de una decisión técnica sobre el trabajo que sigue, indicó el funcionario nicaragüense, citado por el portal oficial El 19. Explicó que se ha analizado la creación de un nuevo museo con las protecciones indicadas para evitar desastres como el ocurrido el pasado 2 de junio cuando las fuertes lluvias en la capital llevaron a que se desplomaron unos 12 metros de muro sobre la Fosa 1. De acuerdo con las autoridades nicaragüenses, la causante de la tragedia fue una corriente subterránea de agua que fue socavando la base del muro hasta hacerlo colapsar. Para los especialistas que asistieron al encuentro, el sitio debe contar no sólo con el reconocimiento de los nicaragüenses, sino ser declarado Patrimonio de la Humanidad por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Es ilógico que un sitio tan importante y único en el mundo no haya sido reconocido, “las huellas cuentan con un aporte muy grande y es la oportunidad para poder tratar de rescatarlo a través del apoyo de la Unesco” expresó Lourdes Domínguez, arqueóloga de la Academia de la Historia de Cuba. Por su parte, Rigoberto Navarro, de la universidad de la Sorbonne, explicó que han propuesto que la comuna mantenga el resguardo de los vestigios y tomar las medidas necesarias para evitar riesgos. “La estructura del techo que cubre las huellas no es apto pues en cualquier momento podrían colapsar y ocasionar daños mayores. Hay que trabajar mucho para mantener intacto” ese espacio, aseveró Navarro. Las 459 huellas de Acahualinca son vestigios de pasos humanos que se fosilizaron en una zona de ceniza y fango volcánicos hace más de dos mil 100 años, y son una de las evidencias más antiguas de existencia humana prehistórica en Nicaragua.

Carta Bodán

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario