Nicaragua atenta a fuertes mareas

Imagen de La Prensa de Nicaragua

Imagen de La Prensa de Nicaragua

Las autoridades de Nicaragua están atentas a fuertes mareas en la costa del Pacífico, que obligó a algunos habitantes a evacuar sus viviendas y a pescadores a suspender sus labores, informó este lunes una fuente oficial. Al menos seis familias dejaron por propios medios sus viviendas en la zona de Padre Ramos, en del departamento noroccidental de Chinandega, donde el efecto de las mareas fue mayor, dijo a través de medios oficiales la portavoz del gobierno, Rosario Murillo.

Otras nueve familias fueron evacuadas de las costas del municipio de El Viejo, mientras en el Puerto de Corinto, también en Chinandega, algunos negocios reportaron pérdidas por daños en sus instalaciones, reportó la agencia AFP.

El gobierno llamó a la población que habita en las zonas costeras o que visitan las playas, así como a los pescadores, a “mantener la vigilancia preventiva”, aunque se espera que el fenómeno que afecta a toda Centroamérica disminuya el martes, dijo Murillo. Honduras, con costas en el Golfo de Fonseca, donde unas 6.000 personas fueron afectadas por las altas mareas el fin de semana, declaró el domingo una alerta verde por 72 horas.

Ineter: “El Niño” las provoca

Los fuertes vientos procedentes del Pacífico Sur en Centroamérica, y las altas mareas, provocadas por el surgimiento del fenómeno climatológico “El Niño”, en el Golfo de Fonseca, afecta a Honduras y Nicaragua, dijo hoy una fuente oficial. El codirector de Fenómenos Naturales del estatal Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), Marcio Baca, informó que ese fenómeno se presenta normalmente bajo condiciones climáticas y atmosféricas del momento. Desde el pasado sábado, en las aguas del Golfo de Fonseca, compartido por Honduras, El Salvador y Nicaragua, en el océano Pacífico, los fuertes vientos y mareas altas inundaron casas de las costas hondureñas, y alcanzaron pequeños negocios turísticos nicaragüenses, sin provocar mayores daños, reportó la agencia Xinhua.

Baca explicó que los fuertes vientos procedentes del Pacífico Sur, sumado a la “inversión” en el régimen de mareas, por la presencia del fenómeno climatológico de “El Niño”, provoca los oleajes percibidos principalmente en Honduras, y el Golfo de Fonseca en Nicaragua. “El Niño produce este fenómeno cuando se invierten las circulaciones oceánicas empujando cierto acumulado de agua hacia las zonas costeras, y cuyas duraciones pueden ser de horas, y en algunos casos de días”, subrayó Baca.

Para el experto del Ineter, los pronósticos señalan que a partir del martes esta anomalía podría empezar a “disminuir” de acuerdo a la advertencia de los centros de pronósticos. Aunque, prosiguió Baca, la población debe adoptar medidas de precaución orientadas a través del gobierno. “Llamamos a tomar medidas pertinentes emitidas responsablemente por el gobierno, e informa a nuestra población de todos y cada uno de los fenómenos presentados en el país”, acotó el funcionario.




“Fenómeno puede ser más severo en la pleamar”

Según una nota de prensa del Ineter, los oleajes percibidos en Honduras, y el golfo de Fonseca en Nicaragua, y el surgimiento del fenómeno de “El Niño”, provocan que la circulación oceánica se dirija hacia las costas de América Central. Agregó que no se esperan olas mayores de nueve a diez pies, pero pueden incrementarse en número, velocidad y altura, durante la pleamar (la noche), por lo cual se recomiendan adoptar medidas de prevención.

“Se debe alertar a nuestros pescadores del fuerte oleaje para que tomen medidas preventivas, sobre todo aquellos (dueños) de embarcaciones frágiles, y si están en alta mar, informar sobre el régimen de olas observadas”, apuntó el Ineter. “La población de las zonas costeras debe tener presente que este fenómeno puede ser más severo en la pleamar, y debe estar atenta e informar los cambios repentinos en el oleaje, y tomar medidas preventivas de auto evacuación de sus viviendas ante oleajes fuertes”, recomendó la institución pública.

Añadió que la población que “disfruta” en el mar debe tener conocimiento sobre estas “anomalías” climáticas temporales, y tomar medidas para no adentrarse en el mar de noche. El Ineter, en un comunicado divulgado en el portal oficial El 19, señaló que la Dirección de Vigilancia Climática exhorta a las comunidades costeras del Pacífico, a veraneantes, surfistas, buceadores, y a las autoridades portuarias, a estar prevenidos ante este fenómeno climático.

Carta Bodán

 

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario