MRS critica discurso de Ortega en acto del 19 de julio | Nicaragua

Los famosos "arboles de la vida" cobijaron el escenario. Foto: Carlos Herrera/Confidencial.

Los famosos “arboles de la vida” cobijaron el escenario. Foto: Carlos Herrera/Confidencial.

El Movimiento de Renovación Sandinista (MRS), expresó duras críticas al gobernante nicaragüense Daniel Ortega por “los grandes vacíos y omisiones” que a su juicio caracterizaron su discurso oficial del pasado 19 de julio, día en que se conmemoró el 36 aniversario de la revolución sandinista

El acto se realizó en un fastuoso y colorido escenario, lleno de árboles de lata.  El público estaba integrado por miles de empleados públicos movilizados obligatoriamente (se pasó lista de asistencia) y de cientos de jóvenes atraídos por la distribución gratuita de licor y música en vivo.

El comentario del MRS dice textualmente:

Un enorme despliegue de recursos públicos y la carencia de contenido caracterizó la celebración orteguista del aniversario del triunfo de la revolución sandinista.

El discurso de Ortega, remarcó el vacío de la celebración.  Habló escuetamente de la masacre de Las Jagüitas, como una tragedia que hay que evitar en los operativos contra el crimen organizado.Ortega no explicó nada, no pidió perdón, no prometió justicia.

Los silencios de Ortega, en su discurso más importante del año, son los más elocuentes.  Ni una sola alusión al proyecto de canal interoceánico comprometido con la empresa HKND.  Ni una palabra sobre los resultados del Estudio de Impacto Ambiental que está en sus manos.  Ni un comentario sobre la masiva, persistente y sostenida oposición campesina a las expropiaciones masivas previstas.

Un Ortega atento a las noticias del exterior, no hizo ninguna referencia al impacto de la sequía y las inundaciones en miles de familias de escasos recursos económicos; no prometió fondos para proyectos de riego, ni publicitó programas gubernamentales, ni ofreció nuevos,  ni bajar las tarifas de energía eléctrica o de los combustibles cuyo monopolio controla. Tampoco se refirió a los grandes problemas de la gestión gubernamental que como los de las aduanas motivan reclamos ciudadanos y empresariales.

Con total cinismo, Ortega dedicó gran parte de su discurso a acusar al  “imperio” de violar los derechos humanos del pueblo norteamericano, asesinar jóvenes negros, disparar gases lacrimógenos y culatear a la población cuando protesta por sus derechos.

Esas son precisamente las mismas acusaciones que el pueblo nicaragüense hace a su régimen.Fue el propio Ortega quien ordenó la violenta represión de diciembre pasado al movimiento campesino anti canal.  Ha sido el propio Ortega quien ha comandado los fraudes electorales y reprimido a la oposición política a la que le ha recetado liquidación jurídica, culata y gases lacrimógenos por demandar elecciones limpias y honestas.

Es el mismo Ortega quien ha ordenado asfixiar a las organizaciones y movimientos sociales que no se doblegan a sus designios.  El mismo que ha mandado a los antimotines a cargar con todo contra los mineros de Santo Domingo y los campesinos de Rancho Grande, por demandar sus derechos frente a una gran empresa minera.

Es Ortega quien se ha asegurado que criminales enjuiciados y condenados como los que participaron en la masacre de El Carrizo, estén libres y disfruten de impunidad.  Él, inconstitucional y usurpador, ha tirado una piedra hacia arriba que ha caído sobre su enorme techo de vidrio, exhibiéndose como candil de la calle y oscuridad en su casa.

Más allá de su ya habitual cinismo, Ortega mostró su creciente incapacidad de gobernar, de responder a los graves problemas de desempleo, pobreza, falta de oportunidades y aspiraciones democráticas de los nicaragüenses.  Ese fue el saldo de la celebración orteguista de un triunfo del pueblo nicaragüense.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario