Monseñór Álvarez: “…que no haya Caínes en este año electoral…” | Nicaragua

Monseñor Rolando José Alvarez.

Monseñor Rolando José Alvarez.

Durante una actividad religiosa en honor a “Nuestro Señor de Esquipulas”, realizada el viernes en el municipio de Esquipulas, Matagalpa, el obispo de esa región norteña del país, monseñor Rolando José Álvarez, exhortó a los cristianos de Nicaragua a mantener, en este año electoral, una conducta ética, apegada a los valores y principios de su fe.

“Quiero pedirle al pueblo de Dios que no se comporte como Caín, que no haya Caínes en Nicaragua en este año electoral, que no haya gente en los partidos políticos que le entierre el puñal al prójimo”, dijo el obispo, clamando a los feligreses para que rompan las “barreras y las fronteras que muchas veces los partidos políticos quieren imponer”.

Las declaraciones del religioso fueron divulgadas por el diario La Prensa, en una información donde también se cita la opinión del obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio Báez, quien este viernes celebró el 31 aniversario de su ordenación sacerdotal.

Tanto Álvarez como Báez son miembros de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN).

“Me preocupa, sobre todo, la Nicaragua a largo plazo, un país con un andamiaje institucional casi inexistente. Me preocupa profundamente”, dijo monseñor Báez.

Báez señaló que los retos tienen que ir más allá de transparentar los procesos electorales, por lo que insiste en que el país necesita recuperar su Estado de Derecho.

También abogó por “una profunda sanación interior de relaciones, de sanación y de mentalidades”.

“Un país se sostiene precisamente a causa del Estado de Derecho, de la seguridad jurídica, del respeto a las libertades personales y públicas. Si eso no se da, ese mito del crecimiento económico no tiene sentido; a mí me preocupa la Nicaragua del futuro, que no tiene un andamiaje institucional sólido que le asegure progreso, desarrollo y estabilidad económica a largo plazo”, lamentó el obispo Báez.

“Miedo a la Nicaragua de las estadísticas”

El prelado aseguró que solamente la institucionalidad es la que garantiza la justicia y la distribución justa de la riqueza.

“Yo le tengo miedo a la Nicaragua de las estadísticas. Me horrorizo cuando oigo políticos y periodistas que manejan una Nicaragua de números. Me parece que ese maquillaje numérico nos puede estar ofuscando para ver las heridas profundas que tiene Nicaragua”, indicó el también obispo auxiliar de Managua.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario