Mi generación | Nicaragua

melvin_soteloPor Melvin Sotelo

Pertenezco a la generación de adolescentes y jóvenes que luchó contra la dictadura de Somoza, que en los ochenta cargó en sus hombros la guerra. La generación que se partió en dos: mientras unos luchamos por el sueño de construir una sociedad nueva que devino en dictadura, los otros lo hacían en la Resistencia Nacional para que hubiera democracia. La generación que sufrió la división de su familia por razones políticas e ideológicas, que partió al exilio y los hijos se dispersaron en la diáspora.

La generación que durante los años ochenta gravitó en la política, a favor o en contra de la Revolución, y compartió en los años noventa la desilusión y disolución de sus proyectos; una, porque fracasó la Revolución que le dio sentido a su vida y; la otra, porque en el intento de construcción de la democracia, recorrió un camino estrecho y de corta duración, lo que impidió sus mayores frutos.

Nos han llamado la generación “destronada”, “perdida”, “fallida”, etc. posiblemente porque de los 100,000 muertos, de las decenas de miles de mutilados y de exiliados contribuimos en ambas guerras, en un alto porcentaje, y ese vacío, hoy día, es evidente. Fuimos la generación que sufrimos con más dureza el desempleo y la incertidumbre, que nos reinventamos para salir adelante. Ha sido brutal movernos entre la ilusión, el duelo y la desesperanza, pero en medio de las dificultades, hemos aprendido a adaptarnos para sobrevivir y triunfar.

Somos una generación que creció con el compromiso en su adolescencia y juventud de forjar una patria mejor, para luego enfrascarnos en resolver nuestra vida cotidiana y la de nuestros hijos. Pero también somos la generación que defiende y promueve los derechos de la mujer, de la niñez, de los indígenas, del medioambiente, de una Nicaragua rica en su diversidad, convencida que la tolerancia y la construcción de un país para todos, es lo único que puede devolvernos la esperanza.

Esta generación que ha vivido entre dictaduras y ensayo de democracia, no puede permitir que, en nuestra etapa madura, en nuestra década de los cincuenta años, se vuelva a entronizar, como pesadilla recurrente, una nueva dictadura dinástica, que nos traerá: luto, dolor, división, cárceles, sangre y sufrimiento.

Es comprensible que, en medio de tantas ilusiones y desengaños, muchos congéneres se sientan apáticos. Sin embargo, somos testigos protagónicos privilegiados con un caudal de experiencia. En nosotros se acumulan conocimientos, experiencias, resiliencia, capacidad de emprendimiento, sensibilidad social, sentido de dignidad y amor a la patria para revertir esta tendencia funesta. Tenemos todavía la fuerza, la energía y una pasión pensante para asumir el desafío y darles a nuestros hijos y nietos la patria que soñamos en la que imperen la tolerancia, la libertad y la majestuosidad de las leyes.

Invito a mi generación, a los que fuimos la tesis y la antítesis, a los que están fuera y adentro de Nicaragua a hacer la síntesis, a construir nuestra marca generacional, que será el crear en forma definitiva las fundaciones de un proyecto democrático con la sabiduría que nos dan los años, y de la mano con la generación de jóvenes, cuyo reto será la consolidación del mismo. Sobrevivimos a dos guerras, nos toca terminar con la política como continuidad de la guerra e impulsar la lucha cívica por la democracia, la paz y la prosperidad en Nicaragua.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

4 comentarios

  1. Melvin, soy de tu generacion y de tu pueblo.
    Ciertasson tus palabras; las que has estampado.
    Unos cuantos de mis conocidos estaban en la acera de frente de donde yo me encontraba tratando de conseguir una democracia en la decada del 80.
    sufrimos como bien decis dos guerras. (experiecia maldita e inolvidable). y vos tranquilo en tu JS. y yo llenandome los pies de lodo y sangre durante 7 años. y con ayuda del pueblo doña Violeta llego al poder. y por supuesto sufriste ese bello dia.
    y llegaron los “polliticos” y nos vendieron y traicionaro al pueblo de Nicargua. y se implanta de nuevo una dictadura a como OSCAR “Señor Sotelo, solo habla de una dictadura, si usted fuera ecuánime, nos explicaría de la dictadura de la dictadura de doña violeta, Dr. Alemán y, la del Ing. Bolaños es la dictadura del capital, disfrazada de de3mocracia” y yo le llamo disfdrazada socialismo.
    Nos empeñamos en luchar cada quien por sus principios e ideales y los dos sufrimos y perdimos para esta fecha.
    el ganador es otro ni el tuyo ni el mio, sino mas bien EL CAPITALISMO SALVAJE que hoy devenga el poder.

  2. Que romántica historia Melvin Sotelo, cualquiera de otra época creería esa romántica historia,porque los que si estuvieron, por esa lucha jamas estarán haciendo shows románticos, porque supieron los caminos que recorrieron, nunca lo hicieron pensando que algún día serian privilegiados por su lucha, solo lo hicieron.y siempre seguirán luchando contra los mismos vende patria de todos tiempos.

  3. Melvin, qué gusto saludarte. Recuerdo cuando eras el dirigente en la UCA de la JS al igual que yo cuando fui presidente de la Facultad de Administ. de Empresas; he sido testigo de esa lucha por defender el sueño y la visión de Sandino, el servicio militar y otras tantas experiencias que las hacíamos como respuesta a nuestra convicción y compromiso de una Nicaragua verdaderamente libre. El cambio que notamos ahora es parte del proceso de repetir lo que algunos llaman el círculo dialéctico: la antítesis de los 80 frente al somocismo propició una realidad social y ahora que hemos madurado, sabemos que el sueño se desvaneció (?) y por lo que se luchó es lo que ahora se desencadena como la tesis y que a su vez traerá necesariamente en la antítesis gestada un nuevo eón. Es el círculo hermenéutico en la lucha por el poder. Deseo muchas bendiciones para tu vida, puesto que ahora milito en la generación de hombres temerosos de Dios. Ya venimos de regreso, ya pasamos donde asustan y nuestro nivel de discernir la realidad es la que nos mueve a recordarle a la juventud: la vida es un sueño, del que todos vamos a despertar.

  4. Señor Sotelo, solo habla de una dictadura, si usted fuera ecuánime, nos explicaría de la dictadura de la dictadura de doña violeta, Dr. Alemán y, la del Ing. Bolaños es la dictadura del capital, disfrazada de de3mocracia

Deja un comentario