México trata de contener la migración centroamericana hacia EE.UU.

Migrantes / Imagen de www.pressenza.com

Migrantes / Imagen de www.pressenza.com

El plan Frontera Sur del Gobierno mexicano, anunciado en julio, ha conseguido “bajar” del tren La Bestia a más de 6.000 personas, según anunció la coordinación oficial correspondiente sin especificar desde cuándo ni en qué puntos. Las autoridades mexicanas han insistido en que la política de reforzar las fronteras con Centroamérica busca garantizar la seguridad de los migrantes, pero algunas organizaciones opinan que la decisión solo ha conseguido “aumentar los peligros” de los viajeros sin papeles y “hacerlos más vulnerables”.

La Bestia, el tren de carga utilizado por los inmigrantes como transporte para atravesar México hacia Estados Unidos, es tan célebre por sus peligros que también es conocida como la devoravidas. El coordinador para la Atención Integral de la Migración en la Frontera Sur, Humberto Mayans, explicó el martes que las medidas del Gobierno mexicano buscan “respetar la dignidad” de los migrantes y anunció que se completarán con el monitoreo vía satélite de las rutas de La Bestia y patrullajes para evitar delitos.

Pero estas medidas no detienen ni detendrán el flujo de personas hacia el ansiado Norte. Al menos eso es lo que dicen algunos de los defensores de los derechos de los migrantes. Rubén Figueroa, de la organización Movimiento Migrante Mesoamericano, explica que los centroamericanos han comenzado a utilizar rutas alternativas para evitar a los agentes fronterizos enviados a la zona sur. Es el caso de Arriaga, Chiapas, al sureste del país, a 200 kilómetros de la frontera con Guatemala, un punto de partida de La Bestia. Según cálculos de Figueroa, de 500 migrantes que abordaban La Bestia en Arriaga cada día, ahora solo suben 15 ó 20, indica El País.

Carta Bodán

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario