Metano generó organismos vivos en Marte

Detectan metano en la atmósfera de Marte.

Detectan metano en la atmósfera de Marte.

El robot Curiosity de la NASA, que se encuentra en Marte en estos momentos, detectó sustancias químicas orgánicas activas, entre ellas metano, que apuntan a la posible presencia de bacterias en el planeta, o lo que es lo mismo, a la existencia de vida. Aunque recientemente los científicos encontraban pruebas de la presencia de agua en Marte, la pregunta principal de la comunidad científica quedaba aún sin respuesta:

¿Hay vida en el planeta rojo? El Curiosity de la NASA detectó una fuente de metano en la atmósfera alrededor del dispositivo además de otras moléculas activas en las muestras de rocas y polvo recogidas por el robot estadounidense. Los investigadores de la NASA consideran que solo hay dos posibles explicaciones para la presencia de restos orgánicos en Marte: Se formaron en el planeta o llegaron a Marte a través de un meteorito. “Seguiremos investigando las sustancias orgánicas encontradas en Marte”, aseguró John Grotzinger, científico del Instituto Tecnológico de Pasadena, California.

Las moléculas orgánicas que contienen carbón e hidrógeno son ladrillos químicos de vida, aunque a veces pueden existir sin la presencia de la misma. A pesar de que las muestras recogidas por el Curiosity no garantizan la presencia de microbios vivos en el planeta rojo, arrojan luz sobre las sustancia activas del Marte moderno y respecto a las condiciones favorables para la vida del Marte antiguo, publicó Russia Today.

¿Qué acabó con la atmósfera marciana?

Un satélite de la NASA obtuvo datos que indican que Marte perdió su atmósfera de una forma diferente a lo que se creía hasta ahora. La fuerza que destruyó la atmósfera del planeta rojo procedía probablemente del viento solar, el flujo partículas superionizadas de las capas superiores de sol, señala el sitio oficial de la NASA.

Anteriormente, los científicos presuponían que el viento solar no podía penetrar en la ionosfera, que es la capa superior de la atmósfera ionizada por los rayos solares. Sin embargo, los datos obtenidos por el satélite MAVEN demostraron que esta teoría estaba equivocada, reportó Russia Today.

Datos del MAVEN demuestran que una parte de los iones del viento solar pierden su carga eléctrica y se neutralizan, lo que les permite penetrar la atmósfera. Al llegar hasta las capas más bajas, las partículas recuperan la carga. Científicos de la NASA suponen que la comprensión de este proceso permitirá establecer la relación entre las capas bajas, que forman el clima, y las capas altas de la atmósfera.

Carta Bodán

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario