Los dos escándalos que sacuden a Nicaragua

Roberto Rivas Reyes.

Por Fidelina Suárez

Este país centroamericano tuvo un cierre de año poco común porque no se había terminado de disipar la reacción de rechazo a una masacre que se le atribuye al Ejército, cuando el pasado 21 de diciembre se conoció de una sanción internacional al presidente del Consejo Supremo Electoral, Roberto Rivas.

El poderoso funcionario, quien tiene 22 años de integrar ese poder del estado, 17 de ellos como presidente fue sancionado con la ley Global Magnitsky. Esa ley castiga la corrupción y la violación a los derechos y en la práctica, lleva a la muerte fiinanciera a los afectados.

De esta manera, Nicaragua abrió el 2018 con el reclamo vigente de Elea Valle, una madre campesina que acusa al Ejército de Nicaragua de haber asesinado a sus dos hijos, de 12 y 16 años, además de su pareja que se había alzado en armas contra el gobierno.

La matanza se dió el pasado 12 de noviembre en una comunidad remota del Caribe Sur de Nicaragua. Valle se encuentra en Managua y ha ido en 3 ocasiones a la Policía Nacional que el pasado 14 de diciembre prometió exhumaría los cuerpos de los niños y se los entregarían.

En el caso de Rivas, su sanción provocó una reacción de euforia en las redes sociales, de precaución en la empresa privada y de silencio total en el gobierno.

Las publicaciones en redes sociales que se refieren a Rivas son las más vistas y compartidas. A lo largo de 5 fraudes de los que se le señala y su rápido enriquecimiento, Rivas se ha granjeado el rechazo de la mayoría.

Todos los días, periodistas y el público en general espera que la vicepresidenta, Rosario Murillo se refiera al tema en un informe que presenta todos los días pero eso no ha sucedido. En los dos casos el gobierno ha guardado silencio. Ni una palabra de Roberto Rivas, ni una palabra de la masacre.

La presión que ha ejercido la sociedad civil hizo que el Ejército se pronunciara y le tirara la pelota a la Policía. Pero no hay ninguna investigación para esclarecer los hechos. Tampoco la Fiscalía General de la República ha reaccionado en el caso Rivas como sí lo hizo ya Costa Rica.

La Fiscalía del país vecino abrió causa penal a Rivas por el presunto delito de legitimación de capitales. El funcionario posee 4 casas en lujosos condominios de Costa Rica, país al que viaja con gran frecuencia. En Nicaragua se han tejido toda suerte de versiones ante su ausencia en el cargo y del acto de juramentación de alcaldes y concejales que se realizó recientemente. Se habla de una posible negociación para que Rivas renuncie y enviar así una señal a Estados Unidos.

El ex canciller, Francisco Aguirre comentó recientemente que el gobierno de Nicaragua no puede seguir en silencio como si nada ha pasado.

El presidente Daniel Ortega no ha sido visto en ninguna actividad mediados de diciembre del año pasado.

Acerca de albaro24

Administrador y editor.
Marcar el Enlace permanente.

Un comentario

  1. Los unicos que se estan hundiendo en esos comentarios de “escándalos ” son algunos personajes que creen que de esa forma van a lograr que los visualizan pero la realidad es otra, la poblacion ya no cae en esa trampa de mentiras lanzadas desde noticieros revistas etc, el 93% de la población aprueba las acciones legitimas del ejercito, si es el caso de Roberto Rivas es insignificante, porque todo el mundo sabe que quien ya no sirve a los intereses Washingtonianos, lo sancionan, ahora analicen si alguna vez sancionaron a los somozas con tanto crimen, corrupción, pero era su perro fiel y allí estuvo hasta que el pueblo se canso y lo voló.

Deja un comentario