Legislativo aprueba reformas a ley para el desarrollo de Tumarín

tumarinLa Asamblea Nacional de Nicaragua aprobó este miércoles de forma unánime un paquete de reformas de ley que permitirá a un consorcio brasileño iniciar las obras del proyecto hidroeléctrico Tumarín, cuyo costo es de 1.100 millones de dólares y generará 253 megavatios. Los diputados de Nicaragua votaron favorablemente las reformas a la Ley especial para el desarrollo del proyecto hidroeléctrico Tumarín, que será construido y administrado por Centrales Hidroeléctricas de Nicaragua (CHN), subsidiaria en el país centroamericano de la estatal brasileña Eletrobras y el conglomerado Queiroz Galvão.

Nicaragua espera que la aprobación de estas reformas sirva de revulsivo para que la construcción de Tumarín arranque en 2015, tras cinco años de retraso. Entre las reformas más destacadas está la que CHN deberá construir la represa en 48 meses (cuatro años) y no en 59 meses (casi cinco años), como estaba previsto inicialmente, divulgó la agencia EFE.

A su vez, CHN vio extender su licencia de explotación de 30 a 39 años, según esta nueva legislación. De acuerdo con la ley reformada, CHN recibirá pagos equivalentes en dólares, aún no definidos, por la entrega de 1.184 gigavatios por hora por año (gwh/año) durante los primeros once años, y a partir del año 12 cobrará por la generación real entregada. El embalse que construirá CHN tendrá 41 kilómetros cuadrados y estará ubicado en el municipio La Cruz de Río Grande, 470 kilómetros al noreste de Managua, en la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS).

Generará 5000 empleos

Tumarín generará 5.000 empleos durante su etapa de construcción y representará el 21 % de la demanda nacional cuando inicie operaciones en 2019, según el Gobierno. Estas reformas cerraron un proceso de negociación de más de cuatro años en los que llegaron a participar directamente los presidentes Daniel Ortega, de Nicaragua, y Dilma Rousseff, de Brasil.

El 22 de agosto pasado, Ortega firmó con el titular de Queiroz Galvão, José Diniz, y el director de generación de Electrobas, Valter Cardeal, un acuerdo para la ejecución de dos millonarios proyectos hidroeléctricos, que incluía Tumarín. En esa ocasión el líder sandinista agradeció a Rousseff y al expresidente de ese país sudamericano Luiz Inácio Lula da Silva por haber apoyado ese proyecto.

Actualmente, la mitad de la energía que consume Nicaragua es de fuentes térmicas, generada con derivados del petróleo, y con ese proyecto hidroeléctrico la energía renovable, más limpia y más barata, supondrá más de la mitad de lo que demanda el país.

Ahorrará US$633 millones en primeros 11 años

El Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), principal entidad de fomento del Gobierno de Brasil, concedió a Nicaragua un préstamo por 342 millones de dólares para la construcción de Tumarín. También financia la obra el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) con 252 millones de dólares y se gestiona la participación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial.

No obstante, Eletrobras y su socio en el proyecto, la empresa privada brasileña Queiroz Galvão, están dispuestos a invertir hasta el 47 % del coste de la obra, con lo que quedaría financiada totalmente, de acuerdo con los planes originales.

Ese proyecto hidroeléctrico ahorrará 633 millones de dólares en las cuentas de los consumidores en los primeros 11 años de operación, y 80 millones de dólares en importaciones de petróleo, de acuerdo con la compañía.

Carta Bodán

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario