Las niñas nicaragüenses no comunican lo que piensan | Nicaragua

Las niñas nicaragüenses tienen dificultades para comunicarse con hombres y mujeres adultas.

Las niñas nicaragüenses tienen dificultades para comunicarse con hombres y mujeres adultas.

Las niñas nicaragüenses tienen dificultades para comunicarse con hombres y mujeres adultas y lo que prevalece es entre pares, lo que tiene relevancia para ellas, reveló el estudio “Escuchen nuestras voces” realizado por Plan Internacional en 11 países incluyendo a Nicaragua.

Los hallazgos de la investigación fueron obtenidos básicamente con las opiniones de 7,179 niños, niñas y adolescentes de entre 12 y 16 años en cuatro regiones del mundo.

El 51% de las niñas consultadas dijeron que “jamás” o “rara vez” dicen lo que piensan cuando un niño o un hombre está cerca. “El hecho de expresarse fue destacado como la tercera dimensión más baja de empoderamiento de las niñas en los once países”, dijeron especialistas de Plan Internacional y la Universidad Centroamericana que realizaron los encuentros en Nicaragua.

El primer estudio presentado en la UCA fue “Escuchen nuestras voces” realizado por Plan Internacional en 11 países incluyendo a Nicaragua. El segundo estudio fue realizado por un equipo de investigación de la UCA y se denomina “Situación de las niñas, adolescentes y mujeres jóvenes de Nicaragua”.

Violencia está muy arraigada en niñez

En Centro y Sudamérica sólo el 44% de las niñas confesó que siempre o a menudo completaron al menos 9 años de escuela. Una de cada tres niñas dijo que jamás decide si quedará embarazada. Solo el 49% de las niñas dijeron que siempre participaban en clase tanto como los niños.

El 65% de las niñas y niños nicaragüenses consultadas informadas que “jamás” o “rara vez” pueden usar los baños de la escuela.

La violencia contra las niñas está muy arraigada “de forma alarmante”. Las niñas asumen que van a ser víctimas de violencia y los niveles de violencia que experimentan son asumidos como normales.

Casi la mitad (48%) de todas las adolescentes que participaron en el estudio afirmó que los niños y las niñas “jamás” o “rara vez” comparten las tareas de la casa.

ninos_trabajadoresNiños trabajadores en clara desventaja

Los jóvenes que estudian y trabajan pierden de tres a seis meses de aprendizaje cada año, según un análisis publicado por el Banco Mundial.

Los expertos analizaron el desempeño de 96.000 estudiantes, de una media de 14 años de edad, de la red municipal de Sao Paulo, Brasil. Las leyes brasileras prohíben el trabajo de menores de 16 años de edad, excepto cuando el adolescente ha cumplido 14 años y ocupa una posición de aprendiz-es decir, es contratado por una empresa que le ofrece formación técnica, respeta sus horarios escolares y le garantiza los mismos derechos que los demás trabajadores- . El contrato dura de uno a dos años, reveló el diario El País.

El estudio no se enfocó en los aprendices, sino en los jóvenes vendedores ambulantes, trabajadores domésticos, lavadores de coches y otras ocupaciones informales urbanas que requieren pocas calificaciones.

La realidad versus los deseos

Exhaustos después de la larga jornada de trabajo, los niños trabajadores enfrentan la siguiente realidad, nos dice el estudio del Banco Mundial:

Tienen un 30% más probabilidades de faltar a clase (en comparación con aquellos que no trabajan);
Son un 10% más propensos a hacer la tarea en la escuela (parte superior de la hora de clase);
Enfrentan un 5% más probabilidades de entregar la tarea tarde.

Entre las niñas, los porcentajes son 14%, 10% y 9%, respectivamente.

Las materias también sufren. Las notas de los muchachos en matemáticas y lenguas son hasta un 7% más bajas que los demás.

“La diferencia en notas entre los que trabajan y los que estudian parece pequeña, pero es relevante”, explica André Portela, uno de los autores del estudio y profesor de la Fundação Getúlio Vargas. Recuerda que Brasil ocupó el 58 lugar en matemáticas en la prueba internacional Pisa 2012, realizada en 65 países.

Trinchera de la Noticia

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario