Las confiscaciones canaleras: Un enorme e ilícito negocio

Caricatura de Manuel Guillén del diario La Prensa de Nicaragua

Caricatura de Manuel Guillén del diario La Prensa de Nicaragua

Por Roberto Samcam

Cada día que pasa, la población que será confiscada por la empresa HKND, concesionaria de la construcción del Canal Interoceánico, hace más patente su rechazo a servir de moneda de cambio de un enorme negocio, en el cual miles de propiedades cambiarían de dueños en un abrir y cerrar de ojos. Se habla ya de los inmensos márgenes de ganancia que dejará el diferencial de los precios de compra de las propiedades a humildes ciudadanos nicaragüenses y los precios de venta de dichas propiedades a la empresa china, un negocio redondo que dejaría en manos de los confiscados cerca de 1,200 millones de dólares y otro tanto a los segundos, solamente por intermediar la compra – venta de las propiedades confiscadas.

Todos los habitantes de las comunidades afectadas de Rivas, San Miguelito, Nueva Guinea y el Caribe Sur están conscientes de que una vez que vendan, no podrán comprar ni la misma cantidad de tierra que vendieron, ni al mismo precio que les ofrecieron los filibusteros canaleros. Nadie en su sano juicio venderá tierras a los precios actuales, sabiendo que habrá mucha demanda y los demandantes cargarían una importante cantidad de dinero, máxime que el tráfico de tierras y propiedades está en lo fino en nuestro país, siendo los principales latifundistas y terratenientes los vinculados de alguna forma al gobierno y al partido de gobierno y los testaferros del narcotráfico, que necesitan de tierras alejadas de las zonas urbanas para desarrollar su infraestructura de almacenamiento y traslado. Si alguien duda de esto, los invitamos a darse una vuelta por los registros de la propiedad de muchos lugares donde está trazada la ruta canalera y comprobarán que los cambios de asientos de las propiedades, muchos de ellos sin el consentimiento de sus legítimos dueños, son abundantes.

En Rivas, todos conocen que la presión ejercida por grandes y medianos negocios de la industria turística permitió cambiar el lugar de construcción del proyecto turístico San Lorenzo. Pareciera una broma de mal gusto, en la cual los que tienen plata, platican y los que no, solo escuchan. Cómo interpretar que un Mega Proyecto, valorado entre 50 y 100 mil millones de dólares, con una supuesta ruta ya trazada, con supuestos estudios técnicos elaborados y presentados con toda la fanfarria del caso por chinos y vende patrias nacionales, de repente, se cambie de un día para otro, por el solo hecho de que el mentado proyecto pasaría arrasando propiedades valiosas de dos personajes, que juntos exportan cerca del 90 % del café que se produce en el país? Por cosas como esta es que el comandante Bayardo Arce, principal asesor económico del gobierno, se desentiende del proyecto? Por la falta de seriedad y consistencia para ser presentado y defendido como un PROYECTO NACIONAL y no como lo que en realidad es, un negocio personal y familiar de unos cuantos vivianes que trafican con la Soberanía Nacional?
Cada día se hace más evidente que no habrá canal y lo único que veremos será la construcción de los famosos Sub Proyectos, transformados en lo que realmente serán, el negocio del siglo para la elite familiar que gobierna el país a su gusto y antojo, de la mano de un testaferro de lujo, que solo por administrar la lavandería de clase mundial que tendremos en la nueva Nicaragua, la del enclave neo colonial, recibirá enormes ganancias a costa de miles de familias sencillas, cuyo pecado es estar en la ruta de la ambición desmedida de un puñado de traidores al legado de Sandino y de Carlos Fonseca, a quienes únicamente ocupan como mampara para ocultar sus miserias humanas. Sin embargo, en Rivas, Chontales, Rio San Juan y el Caribe Sur la gente no está dispuesta a dejarse confiscar y perder todo lo que han construido durante años y generaciones enteras; continúan marchando y sumando cada día mas a muchos ciudadanos que defenderán sus propiedades hasta las últimas consecuencias.

La lucha está planteada: por un lado la ambición, la avaricia y la codicia, y por el otro, el derecho de la población a vivir en sus propiedades, en las tierras que los vieron nacer. Por un lado, quienes trafican con el desasosiego de la gente, por el otro, quienes defienden su derecho a vivir en paz. Por un lado quienes vendieron a precio de guate mojado la Dignidad y la Soberanía Nacional, por el otro, quienes levantan con honor y patriotismo las banderas de lucha de Augusto Cesar Sandino, el General de Hombres Libres.

Del Blog de Roberto Samcam

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario