Lago de Managua sigue contaminado de mercurio

Lago de Managua o Xolotlán

En el gobierno de Violeta Chamorro cerró la empresa Pennwalt causante de una de las contaminaciones más graves hechos al lago de Managua, al que arrojaron no menos de 40 toneladas de mercurio.

La Pennwalt producía cloro y soda caustica para su aplicación en diferentes campos de la producción, incluyendo la agricultura, y nunca tuvo regulaciones estrictas en el régimen de Anastasio Somoza Debayle.

Un nuevo estudio hecho en las últimas semanas, 25 años después de su cierre, reveló que la zona en donde la Pennwalt lanzó el mercurio sigue contaminada con este producto dañino para el ser humano y la población de peces.

El estudio fue hecho por el Laboratorio Mercurio Ambiental, del CIRA, cuyo director, Francisco Picado, explicó que la contaminación en la zona antes descrita supera los 100 miligramos/kilogramos, cuando lo normal es 0.17.

Los expertos midieron la concentración de mercurio en un área de 10 kilómetros cuadrados del lago Xolotlán. El estudio incluyó la situación de especies naturales del lago como el guapote, tilapia, guabinas y mojarras que indicaron altos niveles de contaminación.

Picado calificó la situación de preocupante y pidió hacer nuevos estudios a estas y otras especies que está consumiendo la población y no fueron incluidas en el análisis para determinar las concentraciones de mercurio.

Medio siglo de afectaciones directas al lago capitalino

La Pennwalt se instaló en Nicaragua en 1967 y operó durante muchos años sin control ni protección para la salud de sus trabajadores.

La planta lanzó a las orillas del Lago Xolotlán los desechos tóxicos, aproximadamente más de 40 toneladas de mercurio, 600 de ácido sulfúrico y 1.800 de cloro líquido.

En marzo de 1980, inspectores del Ministerio del Trabajo, al mando de Mario Eppelman, director de Higiene Ocupacional, descubrió los efectos que la planta había causado al lago, al medio ambiente circundante y sobre todo a sus trabajadores.

El más importante cliente de la procesadora era Hércules de Centroamérica, fabricante del pesticida toxafeno, prohibido por Naciones Unidas por el alto grado toxico que causa en el ser humano, incluyendo cáncer, el sistema nervioso central, riñones e hígado.

El toxafeno era utilizado para la fumigación de cultivos de exportación.

Hércules de Centroamérica compraba a la Pennwalt entre el 85 y el 90% del cloro producido.

Los daños fueron advertidos en diferentes ocasiones. En 2008, la UNAN concluyó que los “resultados muestran que el área estudiada (dentro de la fábrica y los alrededores) está todavía contaminada y que esta es una fuente potencial de mercurio para el Lago Xolotlán”.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario