La patria del Gran Libertador se queda sin libertades y sin alimentos

Simón Bolívar, hoy secuestrado por los carteles político - económicos "bolivarianos", que, de manera abierta o encubierta, se apropian del poder para beneficio propio en América Latina.

Simón Bolívar, hoy secuestrado por los carteles político – económicos “bolivarianos”, que de manera abierta o encubierta, se apropian del poder para beneficio propio en América Latina.

Por Roberto Escobedo Caicedo

Pareciera mentira que en Venezuela, de donde surgieron las espadas más brillantes de las guerras de independencia de las antiguas colonias de España en el continente americano, como lo fueron las del Gran Libertador, Simón Bolívar, Francisco de Miranda y la del Gran Mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre, lograra apoderarse del control total del Estado y de todas sus instituciones, incluyendo las propias Fuerzas Armadas, un militar mediocre y vulgar demagogo, como lo fuera el Teniente Coronel, Hugo Chávez Frías.

Esto es algo sorprendente, porque en Venezuela ha existido siempre una poderosa casta de los descendientes de los militares que acompañaron en sus luchas por lograr la emancipación de las colonias de España en el continente americano, al Gran Libertador, Simón Bolívar, los que han procurado por todos los medios a su alcance, incluyendo los golpes de Estado, mantener sus privilegios y control de las jefaturas de los distintos cuerpos armados.

Solamente mediante el soborno y la corrupción puede explicarse que un oscuro militar, Hugo Chávez, haya logrado neutralizar la influencia ejercida en las Fuerzas Armadas de Venezuela a los descendientes de los próceres de la independencia del Ecuador, Colombia, Venezuela, Perú y Bolivia, recurriendo a toda clase de disparates que le elaboraron supuestos especialistas en política bajo el nombre de Socialismo Siglo XXI.

Cuando se dio a conocer la misteriosa muerte de Hugo Chávez Frías en un hospital de la Cuba castrista, escribí dos comentarios, donde me planteaba la interrogante si el chavismo sobreviviría a la muerte de su fundador. Establecí un parangón entre esa aberración doctrinaria conocida ahora como Socialismo Siglo XXI y el peronismo, el que pese a la muerte de sus fundadores y persecución de los sucesivos gobiernos militares que han ejercido el poder absoluto en la República Argentina, ha ganado la mayor parte de las elecciones presidenciales y de gobernadores de provincias.

A Hugo Chávez Frías le faltó una mujer, digna de parangonarse con Eva Duarte de Perón, que lo acompañara en sus campañas políticas y contribuyera a moderar su lenguaje soez. Parece que ninguna mujer del alto kilataje de la famosa “Evita”, la reina de los descamisados, se prestó a convertirse en esposa o amante de Chávez Frías y los resultados están a la vista. Mientras el peronismo ha sobrevivido a la muerte de Perón y la Evita, siendo siempre la fuerza política preponderante en la República Argentina, los designados por Chávez para continuar engañando a los venezolanos con falsas promesas de bienestar compartido se encuentran actualmente lidiando con las marchas estudiantiles y ciudadanos de la respectiva clase media, los que demandan el retiro de Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, sucesores de Chávez, de la Presidencia de Venezuela y de la Presidencia de la Asamblea Nacional.

Ante esas manifestaciones de protestas generalizadas a lo largo y ancho de Venezuela, han surgido nuevos liderazgos, como los de Leopoldo López y María Corina Machado, los que disponen del carisma necesario para movilizar a las masas de estudiantes y ciudadanos desesperados por el desastre económico en que se encuentra actualmente sumergida Venezuela. Los “guarimberos”, opositores al régimen madurista y los miembros de los “colectivos”, matones a sueldo al servicio de Maduro y Cabello, siembran el terror en las calles de las principales ciudades venezolanas.

A las justas demandas de retiro de los titulares de los Poderes Ejecutivo y Legislativo de Venezuela, Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, respectivamente, solicitadas por las respectivas fuerzas vivas, tanto el uno como el otro han respondido extremando las medidas represivas contra los manifestantes de las fuerzas de oposición, contabilizándose ya más de 40 muertos y varios cientos de detenidos. Por las redes sociales se aprecian todos los días la forma en que los miembros de los aparatos represivos de la dictadura de Maduro y Cabello, la forma en que capturan y tratan a los detenidos, golpeándolos inmisericordemente, violando sus más elementales derechos humanos.

Chávez Frías pretendió erigirse en un líder continental a través del ALBA, bloque de países sometidos al capricho de dictadores autoritarios que unas veces echan mano de los recursos doctrinarios del marxismo-leninismo para imponer sus caprichos demenciales y en otras, recurren al fascismo. tal y como lo practicaron Hitler, Mussolini, Antonescu y Franco, en Alemania, Italia, Rumania y España, respectivamente. Todos los países que forman parte de esa estrecha asociación de dictadores, se han convertido en promotores del terrorismo internacional y participan activamente en el tráfico de drogas mientras que internamente practican el terrorismo de Estado en cada uno de sus respectivos países.

El petróleo regalado a la Cuba castrista y en otros casos entregado a los restantes dictadores como Daniel Ortega Saavedra, de Nicaragua, lo único que han logrado es mantener una clientela cautiva de votantes para sus farsas electorales y grupos de paramilitares que agreden en sus movilizaciones populares a las fuerzas opositoras, utilizando también el dinero que les genera el monopolio del refinamiento, distribución y venta de los combustibles, el que emplean para el enriquecimiento personal y los que pertenecen a sus entornos familiar, político, militar y altos oficiales de la policía. Otra parte la usan para recompensar a los corruptos magistrados electorales para que lleven a cabo fraudes en las elecciones municipales y generales, así como sobornar a determinados políticos que fingen oponerse a los desmanes del respectivo dictador, procediendo como una efectiva quinta columna entre quienes desean librar a su respectivo país de una dictadura fascista.

Lo más lamentable de esa política chavista de tener a su servicio dictadores de otros países latinoamericanos, es que cuando se vean obligados a huir cobardemente para evitar la justicia popular, quienes pagarán todas esas deudas contraídas por el petróleo entregado al respectivo testaferro, serán los propios ciudadanos de los países que sufrieron sus dictaduras. Es lo que ocurrió en Nicaragua cuando Ortega Saavedra perdió las elecciones de febrero de 1990, dejando una deuda externa de aproximadamente 13 mil millones de dólares, habiéndose apoderado de Nicaragua con una que era nada más de 1 mil 200 millones.

La otrora floreciente economía venezolana por sus ingresos derivados de la exportación del petróleo, hierro, cinc, aluminio, etc., está actualmente en bancarrota. Chávez Frías con sus habilidades de demagogo de barricada, mantenía contentos a todos los vagos y delincuentes de su país, pero sus sucesores, Maduro y Cabello, carecen de esa habilidad histriónica. hávez y Cabello han generado internamente las popias fuerzas que están desestabilizando el chavismo en Venezuela. Endosarle lo que es culpa de sus propios fracasos al imperialismo yanqui, constituye la mejor prueba que está a punto de colaparse el chavismo.

En Venezuela, Patria del Gran Libertador, Simón Bolívar, han desaparecido las libertades que heredaron de quien con su espada y las cargas de caballería del Bravo Páez, Bove y otros más, los liberaron del yugo español. Pero como dice el conocido refrán, “no hay peor cuña que la del mismo palo”, ese conjunto de libertades fundamentales han desaparecido por completo, dando lugar a un régimen autocrático, que se mantiene porque todavía lo respaldan los militares corruptos y los matones de los “colectivos”, pero manteniendo el país sumido en la miseria, donde reina el mercado negro mantenido por todos los soportes de la dictadura de Maduro y Cabello. Cuando los militares profesionales consideren que peligran sus privilegios por las milicias chavistas, darán el golpe de Estado que esperan todos los venezolanos que con espíritu de cuerpo desean el retorno de la democracia representativa, con la libertad de mercado y que teminen las epropiaciones forzosas de sus propiedades y de todos sus bienes.

Mientras tanto, las ratas chavistas, los gobernantes autocráticos de los países del ALBA, están prestos a lanzarse del barco que hace aguas. Una de esas ratas es Daniel Ortega Saavedra y sus aliados capitalistas y empresarios del COSEP, los que ya están buscando cómo se hacen cargo de ellos y sus regímenes dictatoriales, Rusia y China Comunista. Los alegra que en Rusia, el Presidente Putin esté reviviendo el viejo imperialismo de los zares y Stalin, para que los mantengan con ayuda económica y armas de diseño avanzado, par mantener sometidos por el terror a los pueblos que sufren todas sus tropelías, exacciones y saqueo de sus recursos naturales renovables y no renovables.

Las pláticas que sostienen los dictadores fascistas de Venezuela y Nicaragua con las respectivas jerarquías eclesiásticas, buscando la bendición de los Obispos para mantener por tiempo indefinido sus infames dictaduras, están irremisiblemente condenadas al fracaso, más bien ponen al descubierto sus perversos planes de prolongar los sufrimientos de sus respectivos pueblos.

Ojalá que la Espada del Gran Libertador, Simón Bolívar, caiga con toda su fuerza sobre los cuellos de todos los dictadores de los países del ALBA, por invocar su nombre para justificar sus infames dictaduras, manteniendo a sus respectivos pueblos sumidos en la miseria material y espiritual.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario